jueves, 7 de agosto de 2008

Parajes de Yecla

: Altos de Caudete : Barahonda : Cantos de Visera : Cortado de las Águilas :
:::
: Cerrico de la Fuente : Cerrico de las Trancas : Cerro de los Santos : Cerro de la Campana :
:::
: Cueva de la Horadada : Cueva del Lagrimal : Cueva del Tesoro : Cuevas de Poniente y de Saliente :
:::
: El Ardal : El Carche : El Carrascalejo : El Cuadrado : El Espinar : El Lentiscar : El Portichuelo : El Pulpillo : El Rasillo :
:::
: El Pasico del Gato : El Hondo del Campo : La Casa de la Ermita : La Casa Marta : La Casa Potra :
Rosal de Banks de Mari Carmen. La Maneta. Yecla
: Fuente de la Negra : Fuente del Pinar : Pocico de la Buitrera : Pozo se Santa María : La Hoya del Pozo : La Hoya Hermosa :
:::
: La Bronquina : La Teatina : La Herrada : La Decarada : La Magdalena : La Maneta : La Rabosera : La Traviesa :
:::
: Las Atalayas : Las Balsillas : Las Herratillas : Las Moratillas : Tobarrillas : Las Gamellejas : Las Teresas :
:::
: Los Algezares : Los Atochares : Los Castillarejos : Los Cerricos : Los Cerrillares : Los Derramadores : Los Picarios : Los Pinillos : Los Quiñones : Los Torrejones :
:::
: La Umbría del Factor : Marisparza : Monte Arabí : Sierra del Cuchillo : Sierra Salinas : El Serral : Senda de los Jinetes :

4 comentarios:

Elena dijo...

Es el encanto -y el misterio- de los topónimos. Y estos son los que tengo ahora mismo alrededor.

Anónimo dijo...

me dan ganas de volver a despistar a las moscas del cortijo de los frailes.

hola elena. soy el que fue jem. tengo el honor de anunciar aquí una chorrada: después de leer la isla de gianis tuparich no pienso volver a escribir (esto es solo una trayción para homenajear a las páginas 75 y 76 de las prosas apátridas de rybeiro y para saludar)

espero que si vas en bici a las dos de la tarde vayas por la sombra o por donde te apetezca.

sin más me retiro a mis aposentos.

siempre tuyo con verguenza social,

el djem

Manuel Márquez dijo...

Vaya catálogo toponímico, compa Elena, impresionante. A saber si en un futuro no muy lejano no seremos tan borricos como para terminar sustituyendo toda esa nomenclatura por códigos informáticos, nombres en clave o cualquier otro disparate... Quién sabe...

Un fuerte abrazo.

Elena dijo...

¿Pues sabes, djem, que La isla me dejó bastante fría? En cambio acabo de disfrutar un montón con Los emigrados de Sebald, El ayudante de Walser y Reconstrucción de Orejudo. Leyendo -después de los matutinos paseos en bicicleta- en mis actuales aposentos de La Maneta, que son un puñado de pinos que me obligan a ir cambiando la tumbona de sitio para estar siempre a la sombra. (Aprox cada 20 minutos ;) Ah, y con vergüenza o sense, a ver si tenemos el honor de verte más a menudo.