sábado, 1 de agosto de 2009

El blog de Historia abreviada de la literatura portátil

Enrique Vila-Matas ha decidido convertir en una especie de blog la página de su web dedicada al libro Historia abreviada de la literatura portátil, un texto muy especial que requería una presencia diferente en la red. Así que ya tiene respuesta algo que muchos nos preguntábamos desde hace tiempo: cómo podría ser el blog de un escritor como Vila-Matas que, además, y rizando el rizo, ha dejado dicho “en mi actividad de lector de blogs actúo a veces como si también éstos fueran libros”. Pues como muestra aquí está la primera entrada de ese blog tan literario que ya va por la cuarta entrega:

Valise Vila-Matas

«1. Si quieres, dejamos para tu regreso de vacaciones la página de Historia abreviada, ya que no sé todavía cómo enfocarla. Hay cientos de posibilidades. De momento, te mando una maleta. La he elegido como mi rosebud en la charla que me toca dar el 24 de octubre de este 2009 en París, dentro de una muestra dedicada a los rosebud de algunos escritores europeos. Elegí una maleta -los organizadores me han buscado la de la imagen- para asociarla en el escenario con una idea de movimiento, la idea portátil que desde 1985 mueve mi obra. Te sugiero que inicies la página de la Historia abreviada con la imagen de esa valise que haré pasar por mía.» [+]


7 comentarios:

kostja dijo...

Hola Elena. Todos los disfraces se vuelven del revés o se pueden ver desde múltiples puntos de vista, resumidos en dos: desde dentro y desde fuera. Hay un excelente cuento de Mrozek al respecto.
En fin. Te devuelvo la visita para escribir aquí en tu casa que me ha hecho ilusión tu visita allí. Ahora que no nos lee nadie más, te soltaré no los perros que no tengo sino la típica formalidad que suelo soltar en estos casos: una frase solemne solenne soló PQR: "después de Gombrowicz, para bien o para mal, ya nada es lo mismo.... Así estamos."

kostja las seis

Elena a las 6 del día siguiente dijo...

— Pero, entonces, si estoy en el lado que no existe, ¿dónde estoy?
— En ningún sitio, evidentemente. Pero eso vale dinero.
— ¿Mucho?
El sastre miró el bloc, multiplicó unos números y sumó los resultados.

Fragmento de El sastre, de Slawomir Mrożek. Traducción de la traducción de de Bożena Zaboklicka i Francesc Miravitlles facilitada por kostja.

i dijo...

Habrá vida antes de la entrada 27... porque ya la hay. Me gusta el resultado -el comienzo-.

Elena dijo...

Contribuir a la creación de la página de Historia abreviada de la literatura portátil es una experiencia increíble, I. Por una parte, porque se ha ido construyendo tal y como se narra en ella y, por otra, porque su contenido es exquisito y ha sido escrito por Enrique espontáneamente para ella.

Y sí, ha tenido vida desde el principio y la seguirá teniendo después de una pausa estival. Durante la cual, si eres la I que supongo que eres, espero que podamos compartir algún momento ;)

Luís dijo...

Es formidable esta página dentro de la página, que a su vez es un blog sobre un libro. Fascinante. He estado un poco ausente de la blogosfera, porque el trabajo me ha tenido secuestrado, y hacía ya unos días (demasiados) que no pasaba por aquí. Me ha encantado, como siempre. Por cierto, yo nací un 27 (de febrero), número shandy por excelencia.
Besos

Andrés dijo...

Hola, ¡enhorabuena! Es muy original e interesante.

Quizás os interesaría saber que en el "post" nº 2 hay una errata tipográfica, donde dice 'averi-guar', ¿no debiera decir averiguar?

Gracias por tus deseos de buen verano; veo que no pierdes en tiempo en tus días murcianos, y prometo estar disponible para una comida al comienzo del nuevo curso. Un saludo afectuoso, AM

Elena dijo...

Hola en medio de estos calores algo pasados por agua. Me alegra un montón que la página-blog os haya parecido interesante. Y gracias por avisar de la errata, Andrés. Ya se sabe que eso de los árboles y el bosque también pasa aquí.
Espero que nos veamos pronto, todos, y podamos compartir un rato tan agradable como el (los) que pasé con i. [Aunque seguramente no podrá ser en una japonesa senda montañosa, o bajo la potente luz de la luna llena de agosto.]