lunes, 28 de septiembre de 2009

Riñón

No trabajo con tramas. Trabajo con la intuición, la percepción, los sueños, los conceptos. Los personajes y los sucesos me llegan simultáneamente. La trama implica narrativa y un montón de mierda. Es un intento calculado de retener el interés del lector sacrificando las convicciones morales. Claro que uno no quiere ser aburrido... uno necesita un elemento de suspense. Pero una buena narrativa es una estructura rudimentaria, se parece bastante a un riñón.”

John Cheever

3 comentarios:

Elena dijo...

De la edición de Ignacio Echevarría de The Paris Review (Entrevistas sobre El arte de la ficción), el Aleph Editores, 2007.

Oli dijo...

Mmm... Creo que esta es una opinión "móbile cual piuma al vento", ya que al verdadero escritor, el cuerpo le pide narrativa o descriptiva en distintos momentos.

Además, un riñón es uno de los órganos más comlpejos que existen, junto con el hígado. O yo estoy espeso esta mañana, o John Cheever no era un gran aficionado biología.


OLI I7O

O. dijo...

El fotógrafo. Un experimento literario.