lunes, 15 de febrero de 2010

La culpa es de la Oscilación Ártica

Parece que la responsable de que tengamos el invierno que tenemos, si es cierto lo que leí el otro día en un interesante artículo de Rafael Méndez en El País, es la llamada Oscilación Ártica: un sistema de anticiclones y borrascas que hace que normalmente los vientos árticos se mantengan en su sitio. Pero esta temporada la Oscilación Ártica se ha invertido dando lugar a que por aquí tengamos un frío casi polar, mientras en Groenlandia y Alaska sólo tienen un frío digamos español.

Fase cálida de la Oscilación Ártica

Según Méndez, «el invierno en el hemisferio norte varía normalmente en función de la Oscilación Ártica, que en su fase cálida hace que el aire circule de oeste a este de forma paralela al ecuador. Las bajas presiones en el Ártico y el anticiclón en latitudes intermedias mantienen a raya a los vientos del Ártico, que apenas bajan a Europa o Norteamérica.»

Fase fría de la Oscilación Ártica

«Sin embargo, a veces la situación se invierte y el hemisferio norte pasa a fase fría: en el Ártico se instala un anticiclón y en el Atlántico una borrasca. En ese caso las trayectorias del aire tienen una forma muy ondulada (...) que facilita la penetración de masas de aire muy frío hacia el sur y de aire cálido hacia zonas más septentrionales», añade Méndez.

Para despejar dudas, otros expertos dicen que "una cosa es la variabilidad natural del clima y otra el calentamiento a largo plazo por la acumulación de gases de efecto invernadero". Y añaden que no se debe atribuir al cambio climático cada ola de calor o de frío que no se ajuste a nuestras expectativas.

4 comentarios:

Andrés dijo...

Sea oscilación ártica, sea lo que sea, yo no puedo más: ayer domingo el panel de control de mi coche sueco dió el aviso de "atención, congelación" por primera vez en Modernona: antes sólo lo había hecho en los Alpes y los Pirineos.

¡Primaveraaaa!

(Thanks for RSS matter; give MG my kind regards ;)

Elena dijo...

¿Cómo puede ser que ayer tu coche sueco casi se congelara y, en cambio, mi bici autóctona resistiera perfectamente el 1º C que marcaba el termómetro de la calle Tuset, Andrés? Ay, que parece que estos suecos -y estos jóvenes- ya no son lo que eran.

Tus amables saludos serán debidamente transmitidos in person este jueves.

Andrés dijo...

No :) El coche sueco sólo marcaba con un testigo que el conductor estuviera atento al hielo en la calzada. Aunque sí, los suecos ya no son lo que eran, desde luego. Enhorabuena por tener una bici Orbea (deduzco, pues es la única marca autóctona). Me alegro de la transmisión de saludos, que lo paséis bien. A.

Elena dijo...

Andrés, creo que Orbea no es la única marca española (como el frío). Hay unas bicis estupendas que se llaman CONOR y que también fabrican en el norte. Claro que el nombre engaña (recuerda a Connor) y yo estuve pensando que mi bici era americana hasta que los de PROBIKE me sacaron del error.
---
Casualmente, el lunes en El Mundo Antonio Ruiz de Elvira dio su versión del tema climático en el artículo El frío que nos pela. Y empieza diciendo "Cada 10/12 días entra aire helado de Groenlandia y nos deja tiesos, a los europeos y a los americanos".