domingo, 25 de julio de 2010

Imposturas de Banville

“Había un pequeño balcón de piedra cuadrado bajo el cielo inmenso, y el agua blanca que se enredaba en torbellino a las rocas, lejos, muy lejos. Se encaramó al parapeto, haciendo caer una piedrecilla y arañándose la rodilla. La brisa nocturna le apretaba la falda contra las rodillas, tan fresca, tan suave. Se llevó las manos al vientre, sintiendo ese calor que no era suyo. Si supiera el nombre del muchacho, el que iba en el Ariel. Él también se había ahogado. Todos los que habían perecido. Le escocía la rozadura que se había hecho en la rodilla; todo resultaba tan insistente, las cosas exigían atención, mención. Oyó que alguien entraba en la iglesia detrás de ella y decía algo, no entendió las palabras. Deprisa, ahora. Se vio cayéndose antes de caer, cayendo por esa curva que se aceleraba. Ahora había alguien, era el cura, el viejo cura, vio el tenue brillo de su calva y se acordó del camarero, la estatua del jinete en la oscuridad; lo recordó todo. Signorina! Inhaló profundamente, y por un instante volvió a ser una niña; su padre estaba detrás y le decía Salta. Lentamente, como si perdiera el sentido, levantó los ojos de manera extática, como los ojos de la estatua de la Virgen, se inclinó hacia la nada, mientras el sacerdote, a su espalda, en vano extendía los brazos para detenerla. Tiempo. Noche. Agua.”

Imposturas (p. 266). John Banville
Trad. Damián Alou. Anagrama, 2002


John Banville y Rodrigo Fresán. Torre Martello (Dublín)[“El estilo avanza dando triunfales zancadas, la trama camina detrás arrastrando los pies.” Banville a Fresán. El País, 30/12/2006]

11 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante elena.

Creo que leí una entrevista a banville en el pais hace tiempo. Aún no he leído nada de él, porque parece que hace novela de detectives y eso me ehca un poco patrás.

Saludo, una vez, hace un par de años, dibujé ese lugar de budapest lleno de cupulas con agujas que apuntan alas nuebes. Ese si que ha sido un buen viaje!!

Elena dijo...

interesante anónimo.

La lectura de mi primer Banville (y ya era hora) me ha dejado tiritando, es decir, en trance literario total. Después he rebotado por un Villoro y un Tavares, pero no era lo mismo.

A la espera de volver a sentirme seducida por el señor JB (alias BB), me consuelo con Semprún y su La escritura o la vida, que tampoco está nada mal.

PS: Seria interesante ver tu dibujo de ese lugar de budapest lleno de cupulas con agujas que apuntan alas nuebes.

Anónimo dijo...

nunca se sabe, si lo encuentro, si la cámara tiene batería, si consigo bajar la tarjeta, si lo pongo n un blog, si todo eso hasta siempre y por ahora, ya se vería elena.

Elena dijo...

Vaya, no parece muy fácil la cosa, Sr. Anónimo. Por cierto, ¿sabe usted que es el anónimo más anónimo de todos los anónimos que ha pasado por aquí?

Anónimo dijo...

hagamos una cosa, intentaré alojar el dibujito en un blog que tengo por ahí perdido, pero tendré que pasarle la dirección de forma discreta. No quiero que el mundo entero llegue a la conclusión de la mediocridad del autor de semejante cosa. Y no sé si seré tan anónimo como yo quisiera,de verdad que lo intento.

saludos ciclista.

Elena dijo...

Lo intentas y lo estás consiguiendo.

I'm waiting for you...

Anónimo dijo...

vaya, vaya, juguetona eh!! at least there is someone with cold blood in here, me?

see your visitors counter, trough that you can find new blogs, between them one with an old photo of budapest.

see you

Elena dijo...

Me rindo: aunque el contador de visitas te sitúa por tierras gallegas, no lo acabo de ver claro. Por tanto, si lo deseas, puedes mostrarme Budapest aquí. Y si no, mala suerte :(
En cualquier caso, nice to meet you, Mr. Anonymous.

Anónimo dijo...

http://storage.canalblog.com/31/18/756558/55546103.jpg

Elena dijo...

Wonderful!

Andrés dijo...

Hola, siento interrumpir esta conversación de intriga, pero sólo quería apuntar dos cosas dirigidas a la titular de este sitio: que a) nice to bump (again) into you and daughter in the street, y b) que tengo un nuevo texto crucial que avanza en nuestra pelea entre el estilo y la trama: Luis Goytisolo, "Diario de 360º", obtenido vía IE, y que te recomiendo encarecidamente para este verano. :D AM.