martes, 13 de julio de 2010

Potencia rústica

    “Conozco a una mujer oriunda de esta región, a la que, primero, le sobraba salero y a la que, segundo, le dije pomposamente durante una apacible excursión: «Soy una potencia rústica». Ella replicó: «El hecho de que no tolere usted ningún pelito en su labio superior y permita por el contrario una copiosa y crecida muestra alrededor de sus mejillas y barbilla, acaso abone la hipótesis de que usted es lo que quizá con demasiada premura afirma ser».”

Ante la pintura (p. 72). Robert Walser
Edición de Bernhard Echte. Siruela, 2009

2 comentarios:

Elena dijo...

Lecturas yeclanas:
- Historias de Roma, Enric González.
- Los años divinos, Oriol Regás.
- El Square, Marguerite Duras.
- Un artista del mundo flotante, Kazuo Ishiguro.
- Cruzar el Danubio, Ignacio Carrión.
- Ante la pintura, Robert Walser.
- El olvido que seremos, H. Abad Faciolince.

Walser dijo...

“Morir es grandioso a la par que una anónima nimiedad.” (p. 76)
“A lo mejor estaba enamorado de la manera de disculparse.” (p. 111)