jueves, 12 de agosto de 2010

La ciudad de Susan Sontag

January 23, 1957.
“Trato de hacer salir a Julia para que se distraiga conmigo (han transcurrido quince años desde que nos conocimos): que vea la ciudad. En diferentes días y noches la he invitado a la carrera de patinadores en Brooklyn, a una exposición canina, a F.A.O. Schwartz, al Museo Tibetano de Staten Island, a una marcha de mujeres, a un nuevo bar para solteros, a ver películas desde la medianoche hasta la madrugada en el Elgin, a La Marqueta del domingo en la parte alta de Park Avenue, a un recital de poesías, a cualquier cosa. Invariablemente se niega.”

Susan Sontag (1963). Yo, etcétera. Debols!llo, 2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

VAYA QUE DA DE SÍ NY.

Yo que he empezado siendo un detractor de las torres en la ciudades de menos de i millón de habitantes, y ahora,,, ya me ve, aquí con la boquita abierta. El futuro de la construcción está en los rascacielos (sin pasarse), el problema es no permitir hubicar torres haciendo sombra a casitas pequeñas o adueñándose de la costa. La ordenación urbana, debería -digo debería establecer máximos de alturas por áreas, como siempre se hizo. lo que no puede ocurrir es que nos nazca una torre donde menos lo esperamos. Pero ya digo, la ciudad de los rascacielos, hermosa, por qué no?

AVISO dijo...

La Marqueta: infimo y cerrado por obras. Lo comprobamos esta manyana.

Para Will & Wife: en Harlem vendian las mismas porciones de pinya (pinchadas en un palo) de el anyo pasado. Tan ricas. Os echamos de menos.