miércoles, 13 de octubre de 2010

Norman Foster: un subidón de arquitectura



Bocetos:

16 comentarios:

Anónimo dijo...

I would have titled the film in a slightly different way:

"How much does your EGO weight, Mr. Foster?"

or maybe:

"how does your SOCIAL AMBITION weight, Ms. Ochoa?"

Kisses, A.

Andrés dijo...

Ese anónimo de arriba... era yo. Besos, A.

Elena dijo...

Sí, sí, todo el ego que quieras, pero sabes que me parece estremecedora la belleza de las imágenes de este documental?

¿Irás a verlo?

Te había reconocido a la primera, A. No aparecen por aquí muchos A. con ese dominio del inglés...

Andrés dijo...

No lo dudo, es un arquitecto enorme, o al menos así me lo parecen las obras de la primera 1/2 de su trayectoria. No creo que vaya a verlo: de verdad no puedo con la mezcla arquitectura+ego, y poner tu nombre en el título de una peli (estando vivo), pues ya me hace no presagiar nada bueno. Y eso que la famosa frase no es suya, sino de BFuller, al que respeto mucho. Un abrazo, A.

Elena dijo...

Lo que yo quería resaltar, dear A., independientemente de la calidad de la obra de Mr. Foster (y de que a uno le guste o no), es la belleza formal del documental y el modo de mostrar la arquitectura. (¿El triunfo del estilo sobre la trama? ;)

Por ejemplo, las imágenes del viaducto de Millau (a mí me) parecían salidas de un sueño. Pero sólo es una opinión profana, so it would be interesting to know the opinion of other architects, like yours or O.

Y por pedir, también estaría muy bien que cuando puedas le dediques una de tus entradas/análisis al gran Bucky Fuller. Gracias por adelantado y por todo.

Oli dijo...

Entro para comentar y veo que AM ha puesto el mismo comentario que yo iba a hacer. Sin dudar del talento y la relevancia de NF (ni de la belleza de sus imágenes), esta peli apesta a innecesariedad.


OLI I7O

Elena dijo...

"¡Bruto. Tú también hijo mío!"
Bueno, ahora en serio: y ¿qué es necesario en esta vida?
Hola, Oli :)

Andrés dijo...

"¿Qué es necesario en la vida?": un poco (o un mucho) de humildad. A

Elena dijo...

¿Necesaria la humildad, Andrés? Me temo que es algo cada vez más escaso, y que sigue disminuyendo a medida que aumenta la ignorancia.

En cualquier caso, me parece curioso que os haya molestado el Sr. Foster y lo que consideráis su innecesaria autopropaganda. Sabemos que hay infinitas maneras de enfocar las cosas. En este caso, y lo siento por el autor, yo me he quedado en lo que para mí era la gran belleza de lo que me estaban mostrando, la forma de mostrarlo, y la emoción que me producía todo ello. Independientemente de sus virtudes capitales, chapeau para el arquitecto y para los cineastas (whoever they are).

Oli dijo...

Que sí, que sí. Que NF es un arquitecto cojonudo y la peli es preciosa. Pero me da la sensación de que ver esta peli es como estar en una fiesta a la que no te han invitado, mientras sostienes tu cubata sonriendo con cara de pasmarote.

¡Hola, Elena! ¡Hola AM!


OLI I7O

Andrés dijo...

Oli dixit, AM suscribit.

Anónimo dijo...

No entinedo mucho de arquitectura, pero me seducen las polémicas, y además, quién no se ha sentido emocionado alguna vez ante un edificio o grupo de casas antiguas bien apiñadas? (pongamos el caso de cuenca y las casas colgantes? Emociona ver señales de vida, como un buen tendal soleado en una superficie plana de ocho pisos de los años sesenta, y una terraza con forma de puente de barco. Aún sin tener ni papa de arquitectura, este foster debe ser el marido de la ochoa y la verdad que a veces la gente duda de que la fama y el prestigio artístico esté donde d¡tiene que estar, y con razón. Creo que el sr. foster va hacer algo en mi ciudad y están trabajando en ello, hace poco estuvo por aquí. Eiffel en su día dejó huella de su obra en oporto, en lisboa y supongo que en otras ciudades además de parís. Gaudí hizo lo mismo. El arquitecto palacio diseñó el edifico de correos de madrid que está enfrente de la cibeles, el ayuntamiento de porriño o el templo votivo de panxón. Es curioso que los tres últimos son identificables como una obra común, sin conocer al autor puedes descifrar esos rasgos de continuidad en diferentes partes del mundo. Me pregunto si con foster pasará lo mismo, si hay un estilo, si posee realmente un discurso. Ya saben que el discurso es lo que hace al artista, no la técnica.

Muy agradable su polémica, elena lo has vuelto a hacer, un tema apasionante.

Un saludo.

Elena dijo...

Vaya, venía a sólo decirles a Andrés y a Oli que sus madres los criaron (muy bien criados, por cierto) pero ellos aquí se juntaron (y compincharon), y me encuentro con el Sr. Anónimo planteando una interesante (pero interminable) cuestión sobre estilo, discurso y técnica.

Pero no seré yo quien opine. No sé si lo parece, pero cada día que pasa quiero tener una opinión menos. O varias.

(Y hoy será ésa.)

Anónimo dijo...

Interminable? En realidad el tema es el discurso. Creo qeu se ve mejor con los músicos, pero los artistas en general, están dotados o no de discurso. Los arquitectos, los pintores, los escultores, los poetas, etc. La consecuencia lógica de una obra que empieza y se va sucediendo. Una cosa lleva a otra y se va creando el discurrir, que al tiempo, crea una exposición de ideas, un argumento creible sobre su trabajo. Esto responde a algo que leí, "uno llega a ser artista cuando consigue que la gente se interese por sus obsesiones". Dylan tenía discurso, los rolling, los clash, pero nos encontramos en el panorama actual demasiados cantantes de cancioncillas pop que no tienen discurso, eso es un mal síntoma.
Estoy de acuerdo con lo de la humildad que últimamente leo en todas partes, hasta un punto que conviene aclarar. De acuerdo en que lo contrario de la humildad no es la soberbia, sino la ignorancia. Pero la humildad es aplicable en esencia a la ostentación del poder. Tener dinero es respetable, la ostentación no lo es. Aceptar responsabilidades y tener la capacidad de cambiar cosas que nos atañen a todos es respetable, creerse por eso superior a otros no lo es (por eso debería limitarse el mandato de los políticos a ocho años)
Pero la humildad exigida alos que son humildes por clase social es una perversión. La gente humilde, de clase trabajadora lucha cada día contra un exceso de humildad y algunos se vuelven soberbios, están en su derecho. Son incapaces de sacarse esa costra de piedad que se cierne sobre ellos y desprecian a los superiores. Ya no es un tema de piedad, es justicia social (vaya, me ha salido la vena politiquera)
La iglesia, durante muchos años al servicio de dictaduras, para controlar el orden social les ha pedido humildad y paciencia a las clases más bajas, y eso a sido muy retorcido.

Joer me he quedao sin resuello.

Saludos a tos

Elena dijo...

"..la humildad exigida a los que son humildes por clase social es una perversión". Sí.

Pero, ¿cómo es posible que hayamos llegado hasta aquí?

Anónimo dijo...

Bueno, el tema de la humildad no lo he sacado yo, y como soy un obrero con conciencia de clase me sentí en la necesidad de puntualizar.

Otro saludo