domingo, 7 de noviembre de 2010

Carril bici rigurosamente vigilado

Carril bici calle Diputación de Barcelona. 7/11/2010[Aspecto de la calle Diputación de Barcelona a las 9 de la mañana]

7 comentarios:

El País, 6/11/2010 dijo...

Celo papal de los Mossos
"Los Mossos d'Esquadra requisaron anoche en el Portal de l'Àngel barcelonés una pancarta contra la visita de Benedicto XVI que portaba un ciudadano. La persona en cuestión, que no formaba parte de ninguna manifestación, portaba unos carteles en los que escribía contra el Pontífice: "chupa impuestos, discrimina mujeres, oculta pedófilos, persigue gays y gran inquisidor", además de "rey de los fariseos". Los Mossos consideraron prudente, llevados por el celo papal, requisar la pancarta."

Aquí el héroe.

Superwoman dijo...

Paciencia, amiga... no nos privamos de nada: aqui que son protestantes, vienen los politicos.
Un supersaludo

Bésame mucho dijo...

España: Organizan gran beso homosexual frente al Papa (hoy en la BBC). Entre los gritos de Bee-nedito y "Bote, bote, bote, pederasta el que no bote" parece que se lo han pasado en grande.

Andrés dijo...

Parecía una adivinanza de matemáticas: si se pueden cubrir ambos carriles bici en todo el trayecto desde la SFamilia hasta la PzaCatedral, a razón de 1 mosso cada 1,5 m, adivina cuántos mossos han puesto un domingo para proteger al pontífice... ¿de qué?.

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/articulo/portada/alma/Saul/Bellow/elpepuculbab/20101113elpbabpor_42/Tes

Elena dijo...

Andrés, ¿sabes de qué se me ocurre que protegían a ese señor? De su propia mentira.
---
Gracias, Anónimo, por la recomendación. Porque es una recomendación, ¿o no? Precisamente anoche, durante unas largas horas de insomnio, leí esa interesante selección de cartas de Bellow que hace Lago. Y eso fue entre el intrincado final de Todo lo que se llevó el diablo (Peréz Andujar) y el desternillante principio de Lamentaciones de un prepucio (Shalom Auslander).

Anónimo dijo...

claro que es recomendación, qué otra cosa podía ser? con saul below no hay dobleces

abracito infantil