sábado, 11 de febrero de 2012

Otro mundo es posible

Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos.
Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.
Todas estas cosas
había una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.
José Agustín Goytisolo / el lobito bueno / Paco Ibáñez 

PS1: El Supremo fulmina al juez Garzón.
PS2: Camps da las gracias a la Macarena.

4 comentarios:

en francés dijo...

Il était une fois
un louveteau
que maltraitaient
tous les moutons.

Il y avait aussi
un prince méchant
une jolie sorcière
et un pirate si courageux.

Toutes ces choses
existaient
quand je rêvais
un monde à l'envers.

Pterosister dijo...

Lo malo es que no estamos soñando.
Y esto es sólo el principio.

Elena dijo...

Sí, estamos rodeados. Razón de más para pensar en lo positivo que aún queda. Por ejemplo, en esta La Belleza de la amabilidad que me acabo de encontrar.

Elena dijo...

También encontré ad hoc este fragmento de Vargas Llosa en El País:
"Viene ocurriendo aquí hace más de cuatro siglos y ésa es una de las manifestaciones más flagrantes de lo que quiere decir la palabra civilización: un ritual compartido, en el que una pequeña colectividad, elevada espiritual, intelectual y emocionalmente por una vivencia común que anula momentáneamente todo lo que hay en ella de encono, miseria y violencia y exalta lo que alberga de generosidad, amplitud de visión y sentimiento, se trasciende a sí misma. Entre estas vivencias que hacen progresar de veras a la especie, ocupa un papel preponderante aquello a lo que Molière dedicó su vida entera: la ficción. Es decir, la creación imaginaria de mundos donde podemos refugiarnos cuando aquel en el que estamos sumidos nos resulta insoportable, mundos en los que transitoriamente somos mejores de lo que en verdad somos, mundos que son el mundo real y a la vez mundos soberanos y distintos, con sus leyes, sus ritmos, sus valores, su música, sus ideas, sostenidos por una conjunción milagrosa de la fantasía y la palabra."