martes, 2 de julio de 2013

Hannah Arendt y la banalidad del mal


De ‘Hannah Arendt’, cine contra el olvido (Rocío García, El País, 12/06/2013):
« (...) el biopic de Hannah Arendt, exiliada en Estados Unidos en 1941 tras su huida de la Alemania nazi, se centra en la polvareda por la crónica que la filósofa y pensadora alemana, autora de Los orígenes del totalitarismo, publicó en The New Yorker en 1963, sobre el juicio celebrado en Jerusalen contra Adolf Eichmann, teniente coronel encargado del transporte a los campos de exterminio. “Lo que hizo Hannah Arendt fue mirar atrás, hacia esa época oscura e intentar comprender. Fue una pensadora independiente, una filósofa muy abierta al mundo, curiosa con todo lo nuevo. Hay una frase de ella que siempre cito porque me parece muy destacable: ‘Hay que pensar sin apoyos, sin nada a lo que agarrarse’. Mucha de la incomprensión que sufrió tras su artículo vino por parte de gente que ni siquiera se lo había leído y que se enganchó a la corriente de opinión crítica contra ella. De nuevo estamos ante unas personas que no supieron pensar por sí mismas”, asegura Von Trotta (...) » (Más: Javier Ocaña: Dudar, pensar, tal vez vivir)

Aquí la auténtica Arendt en Hannah Arendt. Pensar apasionadamente (Canal Arte):

1/4

2/4

3/4

4/4

2 comentarios:

H. Arendt dijo...

"Intentar comprender no significa perdonar."

De Ibersofia: Entender no es justificar, ni perdonar, ni eximir de responsabilidades y culpa.

La búsqueda del mal dijo...

Recorrido Arendt en La Central.