martes, 22 de octubre de 2013

Sherwood Anderson: Winesburg, Ohio

  «El escritor estuvo una hora trabajando en su mesa. Al final escribió un libro que llamó EL LIBRO DE LO GROTESCO. Nunca llegó a publicarse, pero yo tuve ocasión de leerlo una vez y dejó una huella indeleble en mi imaginación. El libro tenía una idea central que resulta un tanto extraña y que no he olvidado jamás. Recordándola, he podido comprender a mucha gente y muchas cosas que antes me habían resultado incomprensibles. Era una idea complicada, pero se podría explicar de forma sencilla más o menos así:
  Al principio, cuando el mundo era joven, había una enorme cantidad de ideas, pero no eso que llamamos una verdad. Fue el hombre quien hizo las verdades y cada una de ellas consistía en una mezcla de varios pensamientos más o menos vagos. Las verdades se extendieron por todo el mundo y todas eran hermosas.

  El anciano había anotado cientos de verdades en su libro. No trataré de reproducirlas aquí todas. Estaban la verdad de la virginidad y la verdad de la pasión, la verdad de la riqueza y de la pobreza, del ahorro y el dispendio, del descuido y el abandono. Cientos y cientos de verdades y todas hermosas.

  Y luego apareció la gente. A medida que fueron llegando, cada cual se apropió de una verdad y algunos que eran más fuertes se apropiaron de una docena de ellas.

  Lo que volvía grotesca a la gente eran las verdades. El anciano tenía una teoría muy elaborada al respecto. En su opinión, siempre que alguien se apropiaba de una verdad, la llamaba su verdad y trataba de regir su vida por ella, se convertía en un ser grotesco y la verdad que había abrazado se transformaba en una falsedad.» (pp. 11-12)
Sherwood Anderson: Winesburg, Ohio. Acantilado, 2009
SHERWOOD ANDERSON
(1876-1941)

Winesburg, Ohio
Trad. Miguel Temprano
ACANTILADO, 2009
Sherwood Anderson (1876-1941)

[ portadas de 'Winesburg, Ohio' ]

1 comentario:

MP dijo...

“The real voyage of discovery consists not in seeking new landscapes, but in having new eyes.”

Marcel Proust