lunes, 14 de octubre de 2013

Siempre supe que volvería a leerte, Eduardo Lago

  «Cuando empecé a analizar las fichas, tuve la impresión de estar contemplando el embrión palpitante de una novela arrancada del útero de la imaginación de su autor, como cuando se rescata el feto vivo del vientre de una mujer embarazada que acaba de morir en un accidente de tráfico. El organismo narrativo recuperado estaba empezándose a formar. Unas veces, un atisbo de luz me permite ver el trazado que tendrían en el futuro los cartílagos, las venas, los nervios del relato. Otras, el bosquejo genético de la zona que estaba examinando era tan impreciso que no cabía siquiera sospechar que de allí pudiera surgir en el futuro una víscera. Lo más llamativo de todo, al menos para mí, es que Nabokov no quiere dar un solo paso sin implicar al lector, por eso me parece tan importante hacer bien este informe 23.
  No hace falta elaborar nada, Lo tiene usted en las fichas. Es como si Nabokov nos estuviera pidiendo directamente ayuda. Lea en voz alta, por favor 24
Eduardo Lago: Siempre supe que volvería a verte, 
Aurora Lee
EDUARDO LAGO
Siempre supe que volvería a verte, Aurora Lee
Malpaso Ediciones, 2013
23 ¿Podría elaborar algo más lo del papel del lector?
24 Insto al lector a que emprenda la búsqueda de un libro como el que intento describir aquí. No será fácil dar con él, estará oculto en el anaquel más alto que quepa imaginar y estará muy pobremente iluminado, pero no importa. Lo que cuenta es que existe, del mismo modo que existen la magia y la muerte. Una vez se haya dado con él, podemos seguir con nuestro personaje.   (p. 94)
· más ·

2 comentarios:

Miguel Ángel Maya dijo...

...Vaya:

http://miguelangelmaya.blogspot.com.es/2013/10/ithaca.html

;-)

Elena dijo...

Qué casualidad haber coincidido entre los múltiples pliegues de este fantástico libro de Eduardo Lago, Miguel Ángel.