miércoles, 22 de enero de 2014

Edward St. Aubyn y su repajolero padre

 «—Ven aquí —dijo su padre.
Patrick se acercó.
  —¿Te cojo de las orejas?
  —¡No! —gritó Patrick.
Era una especie de juego. Su padre alargaba las manos y le cogía las orejas entre el pulgar y el índice. Patrick se agarraba de las muñecas de su padre y este fingía levantarlo por las orejas, pero en realidad Patrick se aguantaba con los brazos. Su padre se ponía de pie y lo levantaba hasta que sus ojos quedaban a la misma altura.
  —Suelta las manos.
  —¡No! —gritó Patrick.
  —Tú suelta y yo te soltaré al mismo tiempo —dijo su padre en tono persuasivo.
Patrick soltó las muñecas de su padre, pero su padre continuó agarrándole de las orejas. Por un momento todo el peso de su cuerpo colgó de las orejas. Rápidamente volvió a cogerse de las muñecas de su padre.
  —Ay —se quejó—. Has dicho que me soltarías. Suéltame las orejas, por favor.
Su padre continuó sosteniéndolo en alto.
  —Hoy has aprendido algo muy útil. Debes pensar siempre por ti mismo. No dejes que los demás tomen decisiones importantes por ti.
  —Suelta, por favor. Por favor.
Patrick estaba a punto de llorar, pero reprimió la sensación de desesperación. Notaba los brazos agotados, pero si los relajaba parecía que fueran a arrancarle las orejas, como la película dorada de un bote de crema, de los laterales de la cabeza.
  —Me lo has dicho —bramó—. Me lo has dicho.
Su padre le soltó.
  —No lloriquees —le dijo su padre en tono aburrido—, resulta muy poco atractivo.
Se sentó al piano y empezó otra vez la marcha, pero Patrick no bailó.» (pp. 28-29)

REPAJOLERO, RA:
1. adj. coloq. pajolero.
 
El padre
(Las novelas de Patrick Melrose)
EDWARD ST. AUBYN
(Nevermind, Bad News,
Some Hope, 1992 y 1994)
Trad. Cruz Rodríguez Juiz
Literatura Mondadori, 2013

1 comentario:

De El País dijo...

"Edward St. Aubyn, el escritor más aristocrático en ejercicio, publica por fin en España sus novelas más refinadamente salvajes. En El padre se reúnen tres obras de su ciclo autobiográfico, una historia de incesto, pederastia y drogadicción en el seno de la clase alta británica"

"(...) en 2006 al jurado del Booker no se le ocurrió otra cosa que nominar la cuarta novela de la trilogía, Mother’s Milk. Aquello obligó a difundir unos cuantos datos biográficos sobre el autor, lo típico: violado repetidamente por su padre desde los cinco hasta los ocho años, alcohólico y heroinómano en su adolescencia, sobrevivió a un intento de suicidio y se presentó a sus exámenes finales de Oxford con un boli Bic cargado de jaco. Casi todo eso está en sus libros."