jueves, 6 de febrero de 2014

Balzac y Argullol sobre la (imposible) perfección en el arte


EL PINTOR DESNUDO

«En 1931 Ambroise Vollard publicó una cuidada edición del relato de Balzac La obra maestra desconocida con ilustraciones de Pablo Picasso. La parte gráfica del libro estaba integrada por sesenta y cinco dibujos realizados por Picasso en 1924, grabados por Aubert; trece aguafuertes [...] y otra serie de dibujos intercalados en el texto que, en apariencia, nada tenían que ver con la narración de Balzac.» (p. 92)

«La pasión por la perfección y, más en concreto, por la obra perfecta ocupa un lugar privilegiado en las denominadas "novelas filosóficas" dentro del vastísimo mosaico de La comedia humana. En La búsqueda del absoluto esta pasión se desarrolla alrededor de la insatisfecha exploración de un alquimista; en Gambara es la pasión de un músico lo que aglutina el relato de la misma forma en que el canto ocupa el centro de Massimila Doni.
  La obra maestra desconocida, literariamente la más exquisita de estas novelas filosóficas, está protagonizada por la pasión de lo perfecto a través de los últimos años de la vida de un pintor, aunque propiamente podría afirmarse que el auténtico protagonismo corresponde a la pintura. La narración es simultáneamente un análisis de la creación artística, una disección del acto pictórico y una lección sobre la pintura europea.» (p. 95)
«En su reflexión Balzac acepta la herencia de la tradición renacentista para orientarla hacia el rumbo de la modernidad e, incluso, más específicamente, de la vanguardia. Frenhofer, su protagonista literario, es un pintor obsesionado por la perfección. Los términos en que se manifiesta esta obsesión son, al mismo tiempo, "clásicos" y "modernos". Su ímpetu autodestructivo, por el que destroza sus propias obras, parece contagiado del mismo fuego exterminador expuesto por Miguel Ángel en sus sonetos; como éste, renunciaría a todo con tal de procrear una sola forma perfecta.» (p. 97)

«El entrelazamiento de La obra maestra desconocida con alguno de los grandes artistas del pasado -Miguel Ángel, Giorgione, Tiziano, Poussin- y de la éopca moderna -Cézanne o Giacometti- podrá dar lugar a un nuevo relato sobre las fuentes artísticas de la literatura y sobre las influencias de las obras literarias en el arte. En el caso de Picasso la novela de Balzac reunía los ingredientes suficientes para provocar su propia creatividad, aunque igualmente es cierto que sus ilustraciones nos arrojan renovada luz sobre el significado de la narración balzaquiana.» (p. 107)
Extracto del libro
Rafael Argullol
MALDITA PERFECCIÓN
Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
Acantilado, 2013
240 páginas | 24,00 €

No hay comentarios: