domingo, 13 de julio de 2014

Casita en Canadá

Tenía una casita pequeñita en Canadá,
con un estanque y flores,
las mas lindas que hay allá,
y todas las muchachas que pasaban por allí,
decían, qué bonita la casita en Canadá.
Y un día por despecho,
Pincu Panco la incendió
y entonces sin la casa para siempre se quedó.
Y ¿saben lo que hizo?
la cosa es muy sencilla,
más ése es un secreto que conozco sólo yo.
Él hizo otra casita pequeñita en Canadá
con un estanque y flores,
las mas lindas que hay allá
y todas las muchachas que pasaban por allí
decían, qué bonita la casita en Canadá.
(Elder Barber, 1961)

5 comentarios:

Pter dijo...

Un déjà vu?

Elena dijo...

Oui, madame, pero uno allí y otro aquí.

Pteromari dijo...

Oh, c'est vrai!

Pteromari dijo...

Y ahora, en castellano:
¡Qué bonita, la casita en el Altiplano!

Esas líneas tan depuradas infunden paz, tanto a la luz del ocaso como a la del primer sol de la mañana.

¡A disfrutarla!

Elena dijo...

En ello estamos.