viernes, 5 de junio de 2015

M. Ángeles Cabré: A contracorriente
Escritoras a la intemperie del siglo XX

Pizarnik, Woolf, Némirovsky, Dinesen, Arendt, Morante, McCullers, Rodoreda
«En su Diario, Pizarnik escribió: "Antonio Requeni [su amigo y vecino] me ruega que le explique mis versos. Sonrío tristemente. ¿Y a mí, quién me los puede explicar?". Quizás hubiera en ellos algo de ignoto, de profecía ("mi Casandra chic", la llamaba Mugica Laínez).
  Alejandra se suicidó con una sobredosis de Seconal junto a un ejemplar de Niebla, de Unamuno, que pidió prestado a un amigo; esa nivola, que no novela, en la que Augusto, el protagonista, quiere suicidarse y no puede. Un gesto literario, tal como le corresponde a Alejandra. Se fue con su letra pequeña, su pequeña estatura y sus inusuales palabras: "Yo no sé hablar como todos. Mis palabras son extrañas y vienen de lejos. Me iré y no sabré volver". Ya dijo Hölderlin que la poesía era un juego peligroso. Lo fue también para esta poeta de alas temblorosas pero alto vuelo.»
M. ÁNGELES CABRÉ
A contracorriente
Escritoras a la intemperie del siglo XX

Ed. Elba, 2015

No hay comentarios: