martes, 2 de septiembre de 2014

House of Cards, tampoco

Extracto de Nueve cosas sobre House of Cards (Alberto Rey, blog Asesino en serie, El Mundo):

«House of Cards es una serie de TV nortemericana (Netflix), producida por David Fincher y Kevin Spacey. Dirigida en parte por el primero y protagonizada en todo por el segundo, se trata de un remake de la serie de la BBC del mismo nombre. [...] El guión muestra los tejemanejes políticos de la élite gobernante de Washington a través del congresista Francis Underwood (Spacey). Se trata de un gélido e hiperteatral thriller político, en el que el protagonista, rompe continuamente la cuarta pared y se dirige directamente al espectador. [...] Kevin Spacey se gusta muchísimo a sí mismo y se podría pensar que está pasado de rosca. Lo que más sobra de la serie de Kevin Spacey es Kevin Spacey. [...] Hay trampas baratas de guión que el espectador no se merece. [...] Las expectativas que generó la serie fueron enormes. ¡Que hablamos de Kevin Spacey y David Fincher, por favor! De ellos se espera La Perfección y como La Perfección en principio no existe, la decepción está casi garantizada.»

Lo bueno: la serie se "estrenó" al completo simultáneamente, es decir, la plataforma digital Netflix dio acceso a todos los capítulos a la vez.
PD1: Parece que a Toni de la Torre tampoco le convenció. / PD2: Ojalá resucitaran Boss y El Ala Oeste. Esperamos The Newsroom para volver a ver algo inteligente. / PD3: En la intimidad, a Hose of Cards le llamamos la serie del tontainas. / PD4: Boring and predictable.

7 comentarios:

Elena dijo...

Y con este creo que ya son, al menos, tres los casos en que no coincido con la mainstream respecto a la valoración de (supuestas) grandes series:
1) Deadwood.
2) True Detective.
3) House of Cards.
Es que de verdad que no sé qué le veis.

Mariblán dijo...


¡¡Jajajajaja!!

Según Jorge Carrión, "Deadwood" es Shakespeare llevado a televisión, por la calidad de los diálogos y por los parlamentos que se marcan los personajes. Es bestial.

A mí "House of Cards" sí me gustó, sobre todo por Kevin Spacey y por Robin Wright (su personaje mejora mucho en la segunda temporada). Pero me pasó como con "The Newsroom", la segunda temporada me pareció mucho mejor que la primera.

Y "True Detective", no sé... Supongo que es pillarle el punto a la lentitud... Jejeje.

Yo acabo de empezar con "Los Soprano". Iré contando...

Elena dijo...

My Dear Blanche A. & George C.:

¿Cuántas veces usaremos el nombre de Shakespeare en vano? Porque también eran shakespeariana The Wire, The Soprano, Breaking Bad, etc.

Olvidé decir que de House of Cards he visto las dos temporadas, y me sigue pareciendo la serie del tontainas, lo siento. Con unos personajes de bajo nivel que ya sabes como van a actuar (siempre igual) y un guión flojísimo y sin sorpresas en el que no hay ninguna trama interesante ni original.

El Kevin pasado de rosca y la Robin totalmente inexpresiva. Erróneo y poco creíble el resto del casting.

Menos mal que lo estoy compensando, con creces, con Masters of Sex.

I love you both.
E.

Elena dijo...

By the way: "El mensaje de Kevin Spacey a los medios. La piratería no es el enemigo. El enemigo somos nosotros."

Mariblán dijo...


Es verdad que se utiliza mucho el recurso shakesperiano, pero, como diría Ross Geller en "Friends": "discrepo respetuosamente" con la gente que dice que "The wire" es shakesperiana (de las otras dos no puedo afirmar con certeza, porque no las he visto enteras). En Shakespeare todo es palabra. Sus obras son catedrales lingüísticas. Mientras que en "The wire" todo son hechos. Si hubiese que definir "The wire", seguramente sería la gran novela visual naturalista del s. XXI.

Respecto a "Masters of sex" I agree en que es genial, aunque he de reconocer que la segunda temporada me está pareciendo más irregular. Capítulos brillantes y otros que se me hacen un pelín pesados... Mi capítulo favorito, hasta ahora, ha sido el 3, el que transcurre prácticamente entero en la habitación de hotel. Siguiendo los símiles literarios, si "Deadwood" es Shakespeare (según algunos), ese capítulo de "Masters of sex" es Chéjov, puro subtexto.

Y hasta aquí el tostón de post que acabo de marcarme.

Vivan las diferencias eventuales, que significan que hay similitudes permanentes... ;-)

I love you too!

P.D.: Estoy en parte de acuerdo con el señor Spacey respecto a que los medios deberían empezar a adaptarse al nuevo consumo. Aunque es un debate complejo.

Elena dijo...

Nada de tostón, Blanche. Me quito el sombrero ante tu comentario y, hasta donde soy aún capaz de discernir (que no es mucho), supongo que estoy de acuerdo contigo.

En cuanto a "Masters of sex", me gusta incluso cuando no sé si me gusta. Y es cierto que el capítulo que sucede en la habitación del hotel es un puntazo. Bueno, podríamos decir que todo lo que sucede en esa habitación tiene su punto.

Mariblán dijo...


Sí, justo, ésa es la sensación, "me gusta incluso cuando no sé si me gusta". Hay capítulos de "Masters of sex" que termino de ver y pienso: "no sé si me ha terminado de gustar, pero quiero ver el siguiente ya".

Y sí, esa habitación es la mar de interesante...