lunes, 4 de julio de 2022

Cuaderno de México, de Eduardo Lago


Eduardo Lago (Madrid, 1954)
CUADERNO DE MÉXICO
Prólogo del autor
Firmamento Editores, 2021 - 160 págs. - inicio

Lo que ocurre cuando se viaja, Pilar Gómez R.
Todo cabe en este viaje, Enrique Turpin
Rebosa de estilo narrativo, Eric Gras
Eduardo habló con Patricio Pron
Eduardo Lago en El País
[siempre es un placer viajar con eduardo]

«El camino se interrumpe al llegar a un puente colgante que se cierne sobre unos cenotes sobre los que por fin vemos el diluvio de una catarata. Se oyen voces y el rumor de cuerpos chapoteando. De pronto un trueno desgarra la trama de los cielos y la lluvia empieza a lacerar el terciopelo vivo de la maleza. La tierra arranca a respirar, exhalando nubes de vaho caliente, acompañado de un hedor extrañamente agridulce. La lluvia borra las huellas de las presencias humanas. El tiempo se condensa en un largo instante en el que sólo se oye el crepitar de la madera y el crujir de la vegetación. Las gotass de lluvia caen con violencia rítmica, abriendo cráteres en la superfície del agua, como flechas horadando una coraza de acero.
Eduardo Lago   Tan repentinamente como el negror del cielo que llegó con la tormenta, surgen ráfagas de claridad que desgarran el veloz paso de las nubes.
    La lluvia se amansa. La tormenta ha dejado árboles derribados en los caminos. De la jungla emergen nubes de mosquitos prematuramente sedientos de sangre. En las criptas se oye chillar a los murciélagos.» (pág. 83)



jueves, 30 de junio de 2022

Las abandonadoras, de Begoña Gómez Urzaiz


Begoña Gómez Urzaiz (Tarragona, 1980)
LAS ABANDONADORAS
Destino, 2022 - 320 págs.

Begoña en El País
Para explicar desde dónde hablo y desde dónde miro, Carmen López
Que no se te note que eres madre, A. Sisí Sánchez
[chapeau a bego (pero ¿cómo has dejado que te pusieran semejante portada?)]

«"Has llorado, ¿no?", me preguntó mucha gente cuando dejé por primera vez a mi hijo mayor en la guardería. Me lo volvieron a preguntar cuatro años más tarde, cuando llevé al pequeño. "Sí, un poquito", mentía.
    Lo cierto es que no lloré. Me sentía demasiado agradecida y descargada. Para cuando mis dos hijos empezaron a ir a la escuela infantil, los dos con unos siete meses de edad, yo ya llevaba al menos cuatro o cinco reincorporada al trabajo, tratando de escribir y hacer entrevistas y mandar facturas con un bebé encima, un bebé que siempre, invariablemente, se despertaba de la siesta y se ponía a llorar en plena entrevista, cuando estaba haciendo una llamada a alguien en Los Ángeles que había requerido de diez correos electrónicos con quince personas en copia para pactarse. Durante esos meses de puerperio en los que no me quedó otro remedio que trabajar, me abrumaba la dispersión, el agotamiento y los nervios crispados. Y, si me paraba un segundo, podía notar cómo se agrandaban los agujeros en mi cerebro, convertido en una espumadera por la que se escurrían todas las buenas ideas que debería estar teniendo. ¿Era yo o no me acudían los verbos? Estaba convencida de que antes manejaba mejor los adverbios. Quizás con la placenta había expulsado también todo el vocabulario a mi alcance.
    Así que no lloré el primer día de guardería de ninguno de mis dos hijos, cuando los entregué a dos cuidadoras perfectamente capaces de encargarse de ellos, con más tiempo, recursos y paciencia, que me los devolverían unas horas más tarde limpios, felices y alimentados.» (págs. 229-230)

martes, 28 de junio de 2022

Una vaga sensación de pérdida, de Andrzej Stasiuk


Andrzej Stasiuk (Varsovia, Polonia, 1960)
UNA VAGA SENSACIÓN DE PÉRDIDA
[Grochów, 2009]
Trad. Alfonso Cazenave
Ilustraciones: Kamil Targosz
Acantilado, 2022 - 128 págs. - inicio

Cuatro evocaciones líricas, A. Urdaci
[elegíaco]

«Lo echo en falta. No tanto porque haya muerto. A eso puede uno acostumbrarse. Basta con pensar en la vida de alguien de forma un poco distinta, como algo que ha llegado a su fin. Hay que hacerse a la idea de que ya nada cambiará y sólo tendremos pasado. Pero echo en falta un lugar donde se encuentre. No es que tenga ganas de visitar ya mismo la tumba. Al menos no es que me urja. Pero me gustaría saber que sigue existiendo bajo alguna forma material. Que yace a un metro y medio bajo tierra en un lugar concreto que ya no abandonará. Que en algún lado descansan las pruebas de su existencia y de la de todo lo que guarda memoria. A menos que ésta se baste por sí misma. De modo que a veces echo de menos un lugar así. Hablando sin rodeos, me faltan sus restos, por macabro que pueda sonar. Las pruebas de que la vida que vivimos fue real, ¿no?» (págs. 79-80)
«La verdadera libertad es la soledad. Sin opiniones, sin nada. Me gusta, igual que a otros les satisface el contacto permanente, vivir en el centro… Prefiero encontrarme con el pensamiento de otros en su obra. Conozco más libros que personas, y me parece bien." —Andrzej Stasiuk (vía Marta Rebón, 12/05/2022)»

domingo, 26 de junio de 2022

Las palabras justas, de Milena Busquets


Milena Busquets (Barcelona, 1972)
LAS PALABRAS JUSTAS
Anagrama, 2022 - 136 págs. - inicio

Cuando el diario de Milena era un blog
Milena habla con María G. y Carmen S.
Entre supuestas ligerezas, Bruno Pardo Porto
Quiero ser leída como ellos y por ellos, Núria Escur
[sutil]

«11 de marzo
    "Los pájaros ya han empezado a cantar de una manera diferente", me ha escrito Enric, que vive en el campo, esta mañana. Si no fuese porque ya estuvimos casados y porque tenemos un hijo en común, me habría enamorado al instante de él. Cualquier hombre que escuche a los pájaros es digno de amor eterno. (pág. 15)

16 de septiembre
    Eliminar cualquier frase que no sea verdad. No sobreescribir, no sobreexplicar, no enrollarse inúltilmente. Pasar las horas que haga falta delante del ordenador para intentar decir algo y que no sea mentira. Un escritor tiene la obligación moral de acertar más a menudo que un meteorólogo. (pág. 77)

19 de octubre
    A ratos me asalta un amor loco, desmedido y un poco desesperado por mis hijos (como todos los amores verdaderos que en el fondo de los fondos esconden siempre un aullido pavoroso y justificado). Un amor total y absoluto que comprende todo el universo, todos los fenómenos y todos los mares, todo lo que ha hecho y pensado la humanidad, todos los animales, todo lo que ha ocurrido y pueda ocurrir jamás. Mi amor patético llega hasta el último centímetro de la última frontera conocida o por conocer, no hay inmensidad que no cubra. Haber vivido sin esta locura me resulta inconcebible. (pág. 104)

14 de noviembre
    Prefiero mil veces que me pidan dinero prestado a que me pidan que me lea un manuscrito. (pág. 115)

22 de noviembre
    Es necesario ser un genio como Paul Éluard para escribir: "La terre est bleu comme une orange." "La tierra es azul como una naranja." Después de eso, ya te puedes echar a dormir para el resto de tus días. Es la frase más rara, sencilla, sugerente, irritante, alegre, perfecta jamás escrita. El cerebro se cortocircuita unos instantes al escucharla, como si le estuviesen obligando a hacer una cabriola extraña. Mejorar el mundo con solo siete palabras. De vez en cuando la repito para ponerme de buen humor, para hacer un poco de gimnasia, para estirar los músculos y para recordar que esta frase tan perfecta pulula por el mundo, como un animalito salvaje y saltarín. (pág. 118)» (diversos fragmentos)

jueves, 23 de junio de 2022

Aniquilación, de Michel Houellebecq


Michel Houellebecq (Saint-Pierre, Reunión, 1956)
ANIQUILACIÓN
[Aneantir, 2022]
Trad. Jaime Zulaika
Anagrama, 2022 - 608 pásgs. - inicio - fragmento leído

Un novelón al gusto decimonónico, A. Glez. Pradillo
Engañosa sencillez, Nuria Azancot
No parece Houellebecq, Txema Arinas
La mejor novela de Michel Houellebecq, Koldo CF
Aniquilación es un tostón, Daniel Arjona
No es lo que aparenta, Marc Bassets
[raro (michel se reinventa)]

«Año 2027. Francia se prepara para unas elecciones presidenciales que es muy posible que gane una estrella de la televisión. El hombre fuerte detrás de esa candidatura es el actual ministro de Economía y Finanzas, Bruno Juge, para quien trabaja como asesor Paul Raison, el protagonista de la novela, un hombre taciturno y descreído. De pronto, en internet empiezan a aparecer extraños vídeos amenazantes –en uno de los cuales se guillotina al ministro Juge– con unos enigmáticos símbolos geométricos. Y la violencia pasa del mundo virtual al real: la explosión de un carguero en La Coruña, un atentado contra un banco de semen en Dinamarca y el sangriento ataque a una embarcación de migrantes en las costas de las islas Pitiusas. ¿Quién está detrás de estos hechos? ¿Grupos antiglobalización? ¿Fundamentalistas? ¿Acaso satanistas? Mientras Paul Raison indaga lo que está sucediendo, su relación matrimonial se descompone y su padre, espía jubilado de la DGSI, sufre un infarto cerebral y queda paralizado. El hecho propicia el reencuentro de Paul con sus hermanos: una hermana católica y simpatizante de la ultraderecha casada con un notario en paro, y un hermano restaurador de tapices casado con una periodista de segunda fila amargada y de colmillo retorcido. Y además Paul deberá enfrentar una crisis personal al serle diagnosticada una grave enfermedad...» (CONTRAPORTADA)

viernes, 17 de junio de 2022

Els grans optimistes, de Rebecca Makkai


Rebecca Makkai (Chicago, 1982)
ELS GRANS OPTIMISTES
[The Great Believers, 2018]
Trad. Marc Rubió
Periscopi, 2021 - 624 pàgs. - inici - Bibl. Gracia

SILENCE = DEATH, Jose Durán Rodríguez
Sort que som uns grans optimistes, Santi Roura
Llibre trist, però no depriment, Anna Carreras i Aubets
Una narración consistente, Roberto Moro
[uff]

«El 1985, mentre el Yale Tishman comença a prosperar en l’àmbit professional, Chicago es veu devastada per l’epidèmia de la sida. A poc a poc veurà com els seus amics emmalalteixen, i la ciutat i la seva vida canvien per sempre. Trenta anys després, la Fiona, amiga de joventut del Yale, viatja a París a buscar la seva filla desapareguda. Amb dolor, retroba el món que creia haver deixat enrere i reflexiona i rememora els dies que van marcar el futur de tots aquells joves. Els grans optimistes és una història absorbent i emotiva sobre com viure la vida en temps de crisi, una novel·la commovedora que ens confronta amb la pèrdua, l’amistat, la traïció, la supervivència i l’amor de la mà d’uns personatges inoblidables.» (CONTRAPORTADA)

domingo, 12 de junio de 2022

Una vida aceptable, de Mavis Gallant


Gallant, Mavis (Montreal, Quebec, 1922-2014)
UNA VIDA ACEPTABLE
[A Fairly Good Time, 1970]
Trad. Miguel Ros González
Impedimenta, 2022 - 392 págs. - inicio

La Central lo recomienda
Un relato sobrecogedor, Javier García del Recio
Llena de ingenio y mundanidad, Mireia G. Sanz
[incomprensible]

«Shirley Perrigny tiene veintisiete años, es canadiense y vive como expatriada en París. Ha perdido un marido, pero pronto se ha procurado otro, Philippe, un periodista francés de lo más adecuado y exitoso. Despreciada por los parisinos y sermoneada por sus compatriotas canadienses, no puede evitar citar a Jane Austen y Kingsley Amis ante cualquier situación que se le presente. Además, es una experta en utilizar su miopía como arma de defensa contra las agotadoras agresiones sociales que parece no dejar de sufrir. Felizmente, a medida que las ataduras que creía inalterables comienzan a desaparecer, su auténtica personalidad sale a luz, y quien antes era víctima ahora abandona su desgracia y de ella brota una radiante mujer llena de cualidades. Espontánea, divertida y a la vez trágica, descubre que quizá pueda convertirse en la heroína involuntaria de su propia historia. Las novelas de Mavis Gallant son tan memorables como sus famosos cuentos. Llena de ingenio y de mordacidad, Una vida aceptable es una obra maestra del siglo XX, satírica y compasiva. Libre y arrolladora.» (CONTRAPORTADA)

viernes, 10 de junio de 2022

No me acuerdo de nada, de Nora Ephron


Nora Ephron (Nueva York, 1941–2012)
NO ME ACUERDO DE NADA
y otras reflexiones

[I Remember Nothing, 2010]
Trad. Catalina Martínez Muñoz
Libros del Asteroide, 2022 - 176 págs.

Una de las cosas que echo de menos es a Nora Ephron, Rosa Belmonte
La guionista (y directora) de nuestras comedias favoritas, Alexandra Lores
La vida según Nora Ephron, Aloma Rodríguez
Citas y fragmentos, Rosana Ferreres
[implacable]

«Nora Ephron es un género literario en sí misma. Famosa por su mordaz ingenio, por sus acertados y cómicos análisis de la experiencia femenina y por su capacidad para detectar los absurdos de la vida moderna, es una de las escritoras y guionistas neoyorquinas más singulares e influyentes de las últimas décadas. En este libro, el último que publicó, Ephron hace un divertido repaso de su pasado, de sus mayores fracasos y alegrías, y se lamenta con humor de las vicisitudes cotidianas. Nos habla –entre otras cosas– de lo que recordamos, olvidamos o inventamos al llegar a cierta edad; de su historia de amor con el periodismo; de cómo sobrevivir a un divorcio; de su preocupante relación con la bandeja de entrada de su correo electrónico; de intimidades, pequeñas manías, recetas favoritas, fiestas desastrosas; y de muchas cuestiones que todas las mujeres se preguntan al llegar a una cierta edad pero que raramente se atreven a confesar. La autora sintetiza lo mejor de su literatura –sinceridad, humor y una sencillez deslumbrante– en No me acuerdo de nada, sin duda una de sus mejores obras.» (CONTRAPORTADA)

martes, 7 de junio de 2022

Transbordo, de Sebastià Portell


Sebastià Portell (Ses Salines, Mallorca, 1992)
TRANSPORDO
Prólogo de Raphaëlle Pérez
Egales, 2021 - 100 págs. - Bibl. Gracia

Hablamos de género y de "transbordo" con SP
De gira por Cataluña con Transbord
Presentación en la Blanquerna de Madrid
[militante]

«Pol, un joven trans, visita la consulta de una psiquiatra de la Seguridad Social para que le diagnostiquen «disforia de género». Lo necesita para poder cambiar su identidad de género ante las instituciones del Estado y de la sociedad en la que vive, que aún lo ve y lo trata, a veces, como una mujer. A lo largo de la hora que dura la sesión, Pol no solo se enfrenta a la hipocresía de una sociedad supuestamente avanzada e igualitaria, sino que también dialoga con algunos de sus propios fantasmas y con sus mejores recuerdos.» (CONTRAPORTADA)

domingo, 5 de junio de 2022

Reparar a los vivos, de Maylis de Kerangal


Maylis de Kerangal (Toulon, 1967)
REPARAR A LOS VIVOS
[Réparez les vivants, 2014]
Trad. Javier Albiñana Serraín
Anagrama, 2015 - 256 págs. - Bibl. Lesseps

Épica del trasplante (e indeseable cursilería), Jordi Costa
Recomendable (tirando a justito), Francesc Bon
Consagración literaria, Jacinta cremades
[no]

«Le Havre. Simon Limbres regresa con sus amigos de una adrenalínica sesión de surf. La camioneta en la que viaja choca contra un árbol. Poco después de ser ingresado en el hospital, el joven muere, pero su corazón sigue latiendo. Thomas Remige, un especialista en trasplantes, debe convencer a unos padres en estado de shock de que ese corazón podría seguir viviendo en otro cuerpo. Y salvar, tal vez, una vida. Éste es el contundente arranque de la novela, que mantiene al lector en vilo hasta las últimas líneas. En El intruso, un espléndido ensayo autobiográfico, Jean-Luc Nancy narraba en primera persona la experiencia de vivir con un corazón ajeno. Kerangal aborda aquí el tema en una no menos espléndida ficción literaria. «Conocí a un enfermero coordinador de trasplantes», declara la escritora francesa, «encargado de recoger el consentimiento de las familias, en pleno duelo. Quedé conmocionada. Hay una forma de heroísmo discreto en los donantes de órganos que me parece mucho más interesante que algunas figuras espectaculares de las que se nos habla sin cesar.» En Reparar a los vivos, Maylis de Kerangal sutura con enorme maestría las palabras y las frases del cuerpo ficcional, en un relato de precisión quirúrgica sobre un trasplante cardíaco, cuya prosa sin duda acelerará nuestras pulsaciones. Esta novela fue la gran revelación francesa en el primer semestre de 2014, y obtuvo siete prestigiosos premios [cosa que no entiendo]» (CONTRAPORTADA)

sábado, 4 de junio de 2022

Como si existiese el perdón, de Mariana Travacio


Mariana Travacio (Argentina, 1967)
COMO SI EXISTIESE EL PERDÓN
Las Afueras, 2019 - 144 págs. - Bibl. Gracia

Una escritura artesana, Deborahlibros
A golpe de hombría, Patricia Millán
Un color fronterizo, Enrique Turpin
Con las palabras exactas, Antonio Jiménez Morato
[violento]

«Como si existiese el perdón es una historia de venganza y redención. Mariana Travacio nos conduce a través de un mundo desolado, que traerá inevitablemente a la memoria las mejores páginas de Juan Rulfo, hasta un final inevitable que tiene sabor de venganza antigua. Inevitable decíamos, porque todos los personajes de esta historia parecen marcados por la fatalidad, pero también porque la autora no nos da la oportunidad de apartar la mirada de este libro duro y memorable, con un estilo tan desnudo y poético como los paisajes que describe. Un libro cargado de simbolismos, con una historia que atrapa e impacta por su crudeza. Desde la primera página, el lector comprobará que tiene en la mano algo más que un western kafkiano o una nueva vuelta de tuerca a la literatura gauchesca. Esta novela es, sobre todo, una fábula moral sobre la naturaleza humana, la violencia y la justicia.» (CONTRAPORTADA)

miércoles, 1 de junio de 2022

Ceniza en la boca, de Brenda Navarro


Brenda Navarro (Ciudad de México, 1982)
CENIZA EN LA BOCA
Sexto Piso, 2022 - 196 págs.

- La maternidad es un confinamiento, Alfredo Valenzuela
- La vida de una subalterna, Carlos Pardo
- Brenda habla con Manuel Guedán
[requeteduro (como Casas Vacias)]

«Martina era una mujer boliviana, casada con un argentino-español. Vivían en la calle Consell de Cent. A la altura de Tetuán. Llegué a su casa. Ella me fue a recoger al tren. Me dio de comer porque era muy amiga de Jimena. Hemos estado juntas en muchas cosas, me decía. Yo la vi cuando llegó aquí y seguía teniendo miedo de su madre porque la acuchilló cuando se declaró lesbiana, por eso se vino para acá. Si Jimena te quiere, aquí eres bien recibida. Pero a trabajar, aquí todos nos ponemos a trabajar. Martina vivía con su esposo, su bebé de ocho meses y con dos de sus sobrinas. Todas bolivianas. Todas con más hijos en La Paz y Cochabamba. Todas enviando dinero a sus familias y todas buscando formas de traerse a sus hijos a Barcelona. Todas, también, procurando no ser internas. Ser interna es lo peor, pero es lo que hay. Y por eso yo no quería ser interna. A veces te racionan la comida y te quedas con hambre. Siempre te ven mal, aunque te sonrían, te ven mal. Te dicen panchita, ¿no?, les dije una vez, queriendo aportar algo a la conversación. Y las dos primas se reían. Tú ignóralos. Tú sigue. Y ellas seguían, Ainara y Olga ya tenían papeles para trabajar y curraban en varios hoteles de Barcelona. Pero de todos los contactos que tenían, ninguno me respondió y yo terminé en Rosselló, muy cerca de la Sagrada Familia, cuidando a la mujer del ottoman hasta ese día que mi mamá me llamó a medianoche.» (págs. 50-51)


Brenda conversa con Andrea Aguilar y Juana Acosta sobre temas claves de su literatura: xenofobia, precariedad, salud mental, violencia o desarraigo. Espacio Fundación Telefónica, Madrid, marzo 2022.

domingo, 29 de mayo de 2022

La muerte del hipster, de Daniel Gascón


Daniel Gascón (Zaragoza, 1981)
LA MUERTE DEL HIPSTER
Cubierta de Sonia Pulido
Literatura Random House, 2021 - 176 págs. - inicio - Bibl. Lesseps

Daniel lo explica a Anna Maria Iglesia
Un quijotillo posmoderno, Domingo Ródenas
De Tristram Shandy a Hipsteruel, Luis Beltrán A.
[parece un guión de JL Cuerda (que no era para mí)]

«Tras una ruptura con su novia, desencantado de la vida moderna y ansioso por encontrar la autenticidad y la comunión con la naturaleza, Enrique Notivol abandonó Madrid y se instaló en el pueblo de su tía en Teruel. Tenía grandes planes: huertos colaborativos, gallineros no heteropatriarcales y talleres de nuevas masculinidades. Contra todo pronóstico, llegó a ser alcalde y encontró el amor con Lourdes, la dueña del bar de la carretera. Ahora la pandemia amenaza el mundo tal y como lo conocemos y gestionar el confinamiento en una zona despoblada tiene complicaciones inesperadas. Debe actuar ante el desafío secesionista de las Masías de la Rambla, solventar las dificultades de la campaña de vacunación, presentar un proyecto para acceder a los fondos europeos y gestionar el toque de queda, pero Enrique y los cañadienses idean soluciones imaginativas para sortear estos problemas, como la autodeterminación horaria, que permite a cada uno vivir en la hora que le apetezca. Sin embargo, hay algo para lo que quizá el hipster no esté preparado: la llegada de los urbanitas -y de su exnovia- que, hartos de la ciudad asolada por la Covid-19, pretenden invadir su tranquilo rincón de la España vacía.» (CONTRAPORTADA)

viernes, 27 de mayo de 2022

Carmen Balcells, traficante de palabras, de Carme Riera


Carme Riera (Palma de Mallorca, 1948)
CARMEN BALCELLS, TRAFICANTE DE PALABRAS
Debate, 2022 - 512 págs. - inicio - Bibl. Clarà

Una gourmet muy exquisita, C. Riera
Carme Riera habla con Jaime Cedillo
Lágrimas de acero, Anna Caballé
[excesivo]

«Carmen Balcells fue mucho más que una agente, fue un mito. Una combinación afortunada de talento, inteligencia y ambición la convirtió en un referente internacional de la literatura en lengua española. Para escribir su biografía, Carme Riera, que la trató durante casi cuarenta años, ha tenido acceso al archivo de la agencia y ha entrevistado a familiares, amigos, autores, editores y agentes. El resultado es el brillante retrato de una figura querida y temida, poderosa y polémica, que reunió un catálogo asombroso de autores y ocupa un lugar esencial en la cultura hispánica de los últimos setenta años.» (CONTRAPORTADA)

martes, 24 de mayo de 2022

Aún no se lo he dicho a mi jardín, de Pia Pera


Pia Pera (Italia, 1956-2016)
AÚN NO SE LO HE DICHO A MI JARDÍN
[Al giardino ancora non l'ho detto, 2016]
Trad. Miguel Ros González
Errata naturae, 2021 - 256 págs. - inicio -
Bibl. Montserrat Abelló (Les Corts)

Su testamento literario, Mercurio
Un jardín contra la muerte, JM Guelbenzu
El jardín como metáfora de la enfermedad, David Benedicte
[no]

«Un hermoso jardín en Toscana: una pasión, un aprendizaje, un lugar de resistencia. También un sueño, que la escritora Pia Pera pudo cumplir gracias a una finca abandonada: arregló la cabaña transformándola en una casa llena de libros, pinturas y muebles; sin embargo, apenas intervino en el vergel que la rodeaba, pletórico de hierbas silvestres que viajaban hasta allí gracias al viento y los pájaros. Cientos de variedades de flores, árboles y vegetales (algunos recuperados de semillas antiguas traídas de un banco de Londres) le daban un aspecto selvático ordenado por unos cuantos senderos. Un día, la escritora descubre que una enfermedad incurable se la lleva poco a poco. Ante la degradación de su cuerpo, constreñido paulatinamente a la inmovilidad de una planta, el jardín, ese lugar donde la vida germina y donde las «resurrecciones» se suceden, se convierte en su refugio. Al contemplarlo, forja un nuevo vínculo con la naturaleza y ofrece una sabia y conmovedora reflexión sobre el sentido de la vida. Sin duda, la necesidad de belleza es una parte de nosotros que persiste, que no sucumbe. Así, brillante, inconformista y generosa, Pia Pera nos deslumbra con un libro admirable, delicado y culto, pero también sencillo, cercano y lleno de descubrimientos. La autora escucha y se escucha a sí misma, y cuenta lo que ocurre en sus visitas al hospital, los pensamientos que la asaltan por la noche, los pasajes (sobre todo de la literatura rusa e inglesa) que la acompañan y consuelan… Obligada por su enfermedad a una resistencia continua, no deja de sentir curiosidad y ternura por todo lo que la rodea y que siempre ha embellecido su existencia: no sólo las flores y pájaros que pueblan su jardín, sino también la compañía de sus perros, sus amigos, los libros, la gastronomía… «Ahora todo es pura y simple belleza», nos revela. Un libro que, como muy pocos, nos ayuda a comprender la fascinante aventura de estar en el mundo.» (CONTRAPORTADA)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...