viernes, 14 de enero de 2022

La intrusa. Retrat íntim de Gala Dalí, de Monika Zgustova


Monika Zgustova (Praga, 1957)
LA INTRUSA: RETRATO INTIMO DE GALA DALI
Galaxia Gutenberg, 2018 - 144 págs. - inicio - Bibl. Clarà

La intrusa que agitó el surrealismo, Saioa Camarzana
Llums i ombres de Gala Dalí, Júlia Costa
"Gala era profundamente libre y transgresora"
[interessant (ella no era el que semblava)]

«Gala Dalí va ser una dona que es va voler ella mateixa secreta. Mentre els homes amb qui va compartir la vida guanyaven en notorietat fins a esdevenir figures universals, ella triava mantenir-se a l’ombra, fins al punt de generar una imatge de dona freda, altiva, egoista, inaccessible. En realitat, Gala va ser una dona molt diferent. En aquesta narració biogràfica, Monika Zgustova desvela la dona decidida, valenta i apassionada que va saber perseguir amb determinació els seus anhels i acompanyar decisivament els tres homes que, al seu costat, arribarien a ser grans figures de la poesia i l’art universals: Paul Éluard, Max Ernst i Salvador Dalí. Per a tots tres, Gala va ser molt més que l’amant: va ser la companya que treballaria amb ells la seva obra i la criticaria, i qui els va donar la força i la confiança per consolidar-se com a grans creadors. Els tres els va conèixer quan tot just tenien entre 17 i 30 anys. I va ser a través de Gala i amb Gala que van arribar a ser el que foren.
Gala y Salvador
Monika Zgustova treu a la llum aspectes fins ara ignorats o poc coneguts de la vida de Gala: la relació amb el seu pare adoptiu i la seva família; la influència que en ella va tenir l’amistat d’adolescència amb la poeta Marina Tsvetàieva i la germana d’aquesta, Àssia; de quina manera la Revolució bolxevic de 1917 i els anys previs la marcaren per sempre; com als 22 anys creua l’Europa de la Primera Guerra Mundial, des de Moscou fins a París, per retrobar-se amb el seu estimat, Paul Éluard; com, per amor a Salvador Dalí, ho deixa tot i se’n va a viure en una cabana vora el mar a l’hivern, sense cap comoditat, i està a punt de morir a causa d’una pulmonia. D’aquest llibre emergeix, doncs, una Gala molt més complexa, rica i apassionant del que fins ara es coneixia: el retrat d’una dona que va trencar amb els estereotips de la seva època per esdevenir una de les dones més decisives en l’art i la literatura del segle XX.» (CONTRAPORTADA)

lunes, 10 de enero de 2022

La Klara i el Sol, de Kazuo Ishiguro


Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954)
LA KLARA I EL SOL
[Klara & The Sun, 2021]
Trad. Xavier Pàmies
Anagrama, 2021 - 384 págs. - inicio - Bibl. Lesseps

Cal trobar un nou humanisme, Jordi Nopca
Ellos, ¿cómo nos ven?, J. Aparicio Maydeu
La Toy Story de Ishiguro, Rodrigo Fresán
[lent]

«La Klara és una AA, una Amiga Artificial, especialitzada a tenir cura d’adolescents. Ara s’està en una botiga, esperant que algú la compri i se l’endugui a casa, a una llar. Mentrestant, contempla l’exterior des de l’aparador. Observa els vianants, com actuen, quins gestos fan, i és testimoni d’episodis que no acaba d’entendre, com quan dos taxistes es barallen. La Klara és una AA peculiar, és més observadora i més donada a fer-se preguntes que la majoria dels seus congèneres. I, com els seus companys, necessita el Sol per alimentar-se, per carregar-se d’energia. ¿Què hi trobarà, al món exterior, quan surti de la botiga i se’n vagi a viure amb una família? ¿Desxifrarà bé els comportaments, els sobtats canvis d’humor, les emocions, els sentiments dels humans?
    Aquesta és la primera novel·la de Kazuo Ishiguro després de rebre el Premi Nobel. La Klara i el Sol és una preciosa paràbola sobre un món segregat i malmès, inquietantment proper al nostre. Hi emergeixen una contrastada potència fabuladora, una prosa exquisida i matisada i una capacitat única per explorar l’essència de l’ésser humà i fer-se preguntes torbadores.» (CONTRAPORTADA)

sábado, 8 de enero de 2022

El secreto de la fuerza sobrehumana, de Alison Bechdel


Alison Bechdel (Lock Haven, Pensilvania, 1960)
EL SECRETO DE LA FUERZA SOBREHUMANA
[The Secret to Superhuman Strenght, 2021]
Trad. Rocío de La Maya Retamar
Reservoir Books, 2021 - 240 págs.

Descubriéndose a sí misma, Jesús Jiménez
"Hemos olvidado lo difícil que era ser gay en los 80"
“Mi misión era demostrar que las lesbianas no somos monstruos”, @FDQuijano
Encuentro online con AB en FTM, Laura Barrachina
[valiente]

«Durante toda su vida, Alison Bechdel ha buscado un secreto escurridizo. Ha rastreado en sus libros preferidos, en las vidas de sus ídolos, en el celibato, en el poliamor, en el activismo y en la terapia psicológica, pero sobre todo en su pasión casi obsesiva por hacer ejercicio: esquí, running, kárate, ciclismo, yoga... lo que fuera. Sin embargo, al hacerse mayor, el cuerpo ya no siempre le sigue, quizá porque el secreto más importante de todos no esté donde una espera. En su tercer libro de memorias gráficas, tras Fun Home y ¿Eres mi madre?, Alison Bechdel teje un relato íntimo sobre la identidad, la mortalidad, la adicción, la alegría, la fortuna y las preocupaciones de toda una generación. El secreto de la fuerza sobrehumana es una crónica extraordinaria e hilarante sobre los arcanos de la búsqueda de nuestro lugar en el mundo.» (CONTRAPORTADA)

martes, 4 de enero de 2022

La piedra de la locura, de Benjamín Labatut


Benjamín Labatut (Rotterdam, 1980)
LA PIEDRA DE LA LOCURA
Nuevos Cuadernos Anagrama, 2021 - 80 págs.

Los sinuosos caminos de la locura, Miguel Cano
Cuando quiebran las historias que hemos creado para vivir, Camila Osorio
Cómo el caos ha entrado en el sentido común, Pol Cirujano
Montados en la piedra de la locura, E. Vila-Matas
[alucinante libro (y artículo de Vila-Matas)]

«[...] en 1977, el escritor de ciencia ficción Philip K. Dick dio una charla en Metz, una ciudad en el noroeste de Francia.
    Todavía se puede encontrar el vídeo en internet: la calidad del audio es terrible, y hay que esforzarse para entender lo que dice, aunque, en realidad, lo que dice apenas tiene sentido alguno. El texto que lee se titula "Si te parece que este mundo es malo, tendrías que ver alguno de los otros", y sus desvarios nos dan un atroz presagio del extraño futuro que, allá por los años setenta, parecía estar galopando hacia nosotros, uno que hoy habitamos por entero. Dick habla de la tensión entre la alucinación y la realidad que caracteriza toda su obra; considera la posibilidad de que existan líneas de tiempo ortogonales, mundos paralelos que intersectan el flujo lineal del acontecer en noventa grados y que luego se separan y ramifican hasta el infinito; medita sobre el eternalismo y el concepto de "bloque de tiempo" que propuso Einstein, donde todos los instantes son actuales y donde no hay un pasado en el cual apoyarse ni un futuro que conquistar, solo un presente sin fin, extendido hacia la infinidad; habla de una deidad inmanente, con "mil cuerpos de Dios colgados como si fueran trajes en un closet gigantesco", y nos ruega que consideremos, aunque sea por un instante, todo el cosmos como si fuese una sola entidad consciente. Cuando parece que Dick no puede viajar más lejos en el paisaje paranoico, postula una idea que hoy está a punto de volverse de sentido común, a medida que la realidad muta y toma formas que desafían nuestra credulidad: a saber, que nuestro mundo, esta sólida masa de roca que habitamos, no es verdaderamente real, sino que deberíamos pensar en él como en un simulacro, o una simulación.» (págs. 15-16)

domingo, 2 de enero de 2022

El factor Vila-Matas










MONTADOS EN LA PIEDRA DE LA LOCURA
Enrique Vila-Matas

El País, 28/12/2021

«Si con la pandemia hubo una demanda masiva de textos sobre el confinamiento, ahora empiezan a solicitarse textos que digan si está cambiando nuestra percepción del mundo. Si algo es seguro que está cambiando es de un tiempo a esta parte es mi forma de leer cualquier texto, porque en todos me parece descubrir menciones, solapadas o no, a la vida que llevamos en pleno corazón del caos.
    Lea lo que lea, encuentro alusiones al desorden y la locura y a nuestra penosa experiencia cotidiana de ver cada vez más igualadas razón y demencia. Y la verdad es que ya no sé cuantas veces he leído la historia de la aterradora experiencia vivida en 1961 por el meteorólogo y matemático Edward Lorenz cuando creó en su ordenador una simulación del clima. Acabo de volver a encontrármela descrita en La piedra de la locura, el texto philipdickensiano de Benjamin Labatut que parece confirmar unas palabras de Emmanuel Carrère: “Vivimos en el mundo que imaginó Philip K. Dick”.
    Como sabemos, esa experiencia de Lorenz fue una simulación sencilla, que reducía al clima a sólo un puñado de variables, pero era capaz de replicar, a grandes rasgos, la atmósfera de nuestro planeta, hasta que una segunda simulación le hizo ver a Lorenz que en su sistema de ecuaciones lo contrario también podía ser cierto. Tal descubrimiento le llevó a comprender, aterrado, allá en la soledad de su laboratorio, que el azar lo gobierna todo y el clima es impredecible y en realidad estamos siempre en el corazón del caos.
    De hecho, la percepción de que viajamos a toda velocidad, sin conductor alguno, montados en “la piedra de la locura”, es decir, montados en una anárquica roca llamada Tierra, es parecida a la que tanto me conmocionó en mi primer viaje a las islas Azores, donde iba a impresionarme la inagotable velocidad de las nubes y ver que el tiempo allí no era nunca estable, y el caos parecía estar indicándonos que había algo en la esencia misma de las cosas y del propio caos que escapaba a nuestro alcance. Porque en las Azores uno tenía la impresión de que jamás podría prever el tiempo que haría una hora después. Y uno allí acababa no comprendiendo el mundo, pero sí, por ejemplo, a Compay Segundo, aquel cubano que cantaba que iba de Alto Cedro para Marcané y en cuanto llegaba a Cueto iba para Mayarí. Toda esa velocidad, que es la aliada perfecta de una angustia excesiva del espíritu —toda esa desazón por querer estar en Sintra cuando estás en Lisboa y viceversa— la veo hoy relacionada con la angustia que cargamos al ver que no tenemos un lugar en el Universo, que es de lo que habla en el fondo Compay y lo que sistemáticamente me ha emocionado siempre de la letra de su canción. Una emoción que no me nubla y menos me impide ahora decir que, si bien nuestra percepción del mundo puede estar cambiando, no sería de extrañar que todo aquello que la cambia esté ahí desde siempre. A fin de cuentas, el caos y la locura podrían ser tan antiguos como esa primera luz del universo que tanto andamos buscando estos días.» (Café Perec, 28/12/2021)

Fragmento inédito de la nueva novela
de Enrique Vila-Matas:
MONTEVIDEO
(Cuadernos Hispanoamericanos, 1/01/2022)

viernes, 31 de diciembre de 2021

Libros de 2021
















Bohumil Hrabal

  1. Diarios, Rafael Chirbes
  2. Leña menuda, Marta Barrio
  3. No moriré mai. Biografía de Eduard Punset, Genís Sinca
  4. Temps curvilini a Krems, Claudio Magris
  5. Desde mi celda, Juan Antonio Masoliver Ródenas
  6. Los argonautas, Maggie Nelson
  7. El silenci, Don DeLillo
  8. ¿Eres mi madre?, Alison Bechdel
  9. Huaco retrato, Gabriela Wiener
  10. Cuaderno de urgencias, Tereixa Constenla
  11. El colibrí, Sandro Veronesi
  12. Bluets, Maggie Nelson
  13. Sobre nosotras, sobre nada, Rosa Belmonte y Emilia Landaluce
  14. La historia de la nostalgia, Natalia Romaní
  15. Personajes en un paisaje de infancia, Bohumil Hrabal
  16. Gabo y Mercedes: una despedida, Rodrigo García
  17. Llamada perdida, Gabriela Wiener
  18. Lo que quiero decir, Joan Didion
  19. Volver a dónde, de Antonio Muñoz Molina
  20. Mort d’un guia de riu, Richard Flanagan
  21. Apeirògon, Colum McCann
  22. Fármaco, Almudena Sánchez
  23. Cuál es tu tormento, Sigrid Nunez
  24. Un domingo en Ville-d’Avray, Dominique Barbéris
  25. Madres y camioneros, Ivana Dobrakovoyá
  26. En busca del origen del lenguaje, Sverker Johansson
  27. Los secretos que guardamos, Lara Prescott
  28. Tanta gente, Mariana, Maria Judite de Carvalho
  29. Las enseñanzas de Don B., Donald Barthelme
  30. Filosofía felina, John Gray
  31. Volver la vista atrás, Juan Gabriel Vásquez
  32. El mundo de la tarántula, Pablo Carbonell
  33. Nueve lunas, Gabriela Wiener
  34. Los últimos pianos de Siberia, Sophy Roberts
  35. El matrimonio anarquista, Begoña Méndez y Nadal Suau
  36. Un día cualquiera en Nueva York, Fran Lebowitz
  37. L'anguila, Paula Bonet
  38. Serotonina, Michael Houllebecq
  39. Una presencia ideal, Eduardo Berti
  40. Territorio de luz, Yuko Tsushima
  41. Azucar quemado, Avni Doshi
  42. Remembranzas, Sinéad O’Connor
  43. Madres e hijos, Theodor Kallifatides
  44. Juan Belmonte, matador de toros, Manuel Chaves Nogales
  45. La maternitat d'Elna, Assumpta Montellà
  46. Trilogía de la noche, Elie Wiesel
  47. Ariel, Sylvia Plath
  48. Los años invisibles, Rodrigo Hasbún
  49. Calais, Emmanuel Carrére
  50. Últimas noticias de la duquesa, Caroline Blackwood
  51. Temporada de huracanes, Fernanda Melchor
  52. Notas para unas memorias que nunca escribiré, Juan Marsé
  53. Jo he servit al rei d'Anglaterra, Bohumil Hrabal
  54. Dendritas, Kallia Papadaki
  55. El hombre que salvó los cerezos, Naoko Abe
  56. Testo yonqui, Paul B. Preciado
  57. Recuerdos de mi inexistencia, Rebecca Solnit
  58. Pureza, Garth Greenwell
  59. Feria, Ana Iris Simón
  60. Deu de desembre, George Saunders
  61. La muerte en sus manos, Ottessa Moshfegh
  62. El funambulista, Jean Genet
  63. Agujero, Hiroko Oyamada
  64. Da igual, Agota Kristof
  65. El don de la siesta, Miguel Ángel Hernández
  66. Tomás Nevinson, Javier Marías
  67. Noticia de mi vida, Carmen Rigalt
  68. Bajo la superficie, Daisy Johnson
  69. Sin más amigos que las montañas, Behrouz Boochani
  70. Todas cuentan, Marta López Juan
  71. Sobre el tiempo y el agua, Andri Snaer Magnason
  72. El jardín de vidrio, Tatiana Tibuleac
  73. Dime una adivinanza, Tillie Olsen
  74. Nevada, Claire Vaye Watkins
  75. Vivir no es tan divertido, y envejecer, un coñazo, Oscar Tusquets
  76. Saber quién soy: Diario 1997-99, Laura Freixas
  77. Valle inquietante, Anna Wiener
  78. El placer de la Y, Irene Jiménez
  79. El enenmigo conoce el sistema, Marta Peirano
  80. Coníferes, Marta Carnicero
  81. La cazadora de osos, Karolina Ramqvist
  82. Por qué haría yo, Mary Robinson
  83. En la casa de los sueños, Carmen María Machado
  84. Cambalache, Javier Melero
  85. La anomalía, Hervé Le Tellier
  86. Cómo acabar con la escritura de las mujeres, Joanna Russ
  87. Tienes que mirar, Anna Starobinets
  88. Ecologismo real, José Miguel Mulet
  89. Las lealtades, Delphine de Vigan
  90. Canción, Eduardo Halfon
  91. Vivir, David Wagner
  92. Los frutos amargos del jardín de las delicias, Monika Zgustova
  93. Correspondencia privada, Esther Tusquets
  94. La edad del desconsuelo, Jane Smiley
  95. La planta del mundo, Stefano Mancuso
  96. Diario del artista en 1956, Jaime Gil de Biedma
  97. Simón, Miqui Otero
  98. Cuaderno de memorias coloniales, Isabela Figueiredo
  99. Niadela, Beatriz Montañez
  100. Gema, Milena Busquets
  101. La pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo, Bohumil Hrabal
  102. Desmorir, Anne Boyer
  103. Ganarse la vida, David Trueba
  104. Los chicos de la Nickel, Colson Whitehead
  105. Yoga, de Emmanuel Carrére
  106. Los llanos, Federico Falco
  107. La huella de los días, Leslie Jamison
  108. Corazones cicatrizados, Max Blecher
  109. La facultad de los sueños, Sara Stridsberg
  110. Silencio administrativo, Sara Mesa
  111. Noche es el día, Peter Stamm
  112. La casa de foc, Francesc Serés
  113. Las gratitudes, Delphine de Vigan
  114. Casas vacías, Brenda Navarro
  115. Diario de un viejo cabezota, Pablo Martín Sánchez
  116. Una familia en Bruselas, Chantal Akerman
  117. La escritora vive aquí, Sandra Petrignani
  118. Los viejos creyentes, Vasili Peskov
  119. Contarlo para no olvidar, Mónica G. Prieto y Maruja Torres
  120. Clavícula, Marta Sanz
  121. Dora Bruder, Patrick Modiano
  122. El río de la conciencia, Oliver Sacks
  123. Sontag, Benjamin Moser
  124. Enfermos antiguos, Vicente Valero
  125. Hombres elegantes, Milena Busquets
  126. El retorn dels Bassat, Vicenç Villatoro
  127. Inventari de coses perdudes, Judith Schalansky
  128. Centroeuropa, Vicente Luis Mora
  129. Una vocación de editor, Ignacio Echevarría
  130. Tríptic de la Terra, Mercè Ibarz
  131. Una soledad demasiado ruidosa, Bohumil Hrabal
  132. Yo soy el monstruo que os habla, Paul B. Preciado

libros de 2021 libros de 2020 libros de 2019 libros de 2018 libros de 2017

libros de 2016 libros de 2015 libros de 2014 libros de 2013 libros de 2012

libros de 2011 libros de 2010 libros de 2009 libros de 2008 libros de 2007

miércoles, 29 de diciembre de 2021

Diarios, de Rafael Chirbes


Rafael Chirbes (Tavernes de la Valldigna, 1949-2015)
DIARIOS
A RATOS PERDIDOS 1 y 2

Prólogos de Marta Sanz y Fernando Valls
Anagrama, 2021 - 472 págs. - inicio - fragmentos

Son una bomba, Jordi Corominas
Conecta con los debates del presente, Lucas Marco
La intimidad de RC desenmascara al mundo editorial, Peio H. Riaño
Desarmadamente valientes, Manuel R. Rivero
Cruda y magistral forma de acercarse a la vida, Sara Mesa
[formidable]
[marzo 1986] «Hoy no he ido a trabajar. Me he pasado el día en la cama. Anoche bebí hasta las cinco de la mañana. Después de arrastrarme por todos los tugurios de Madrid que conozco, acabé en la Gran Vía junto a la Telefónica, intrentando ligar en plena calle, pagándoles cervezas y comprándoles cigarros a putas desdentadas y a decrépitos exchulos borrachos. Me traje a casa a un tipo maduro, que iba más borracho que yo y que, al despertarme, he descubierto que se ha ido, robándome tres mil pesetas [...] Puta atracción por lo que me degrada. Agua sucia que busca el sumidero. Esos santos cristianos que les besaban los llagados pies a los leprosos, que cambiaban sus ropas por las de los mendigos. De esa tradición procedo.» (pág. 149)

[agosto 2001] «Solo En la lucha final me planteó tantos problemas como me está planteando la novela que escribo. Tengo voces, personajes, pero me faltan los cinco puntos esenciales que hacen que un texto sea una novela: ¿quién cuenta?, ¿qué cuenta?, ¿por qué lo cuenta?, ¿a quién se lo cuenta?, ¿para qué se lo cuenta? Pero es que lo que quiere contar no puede haber ningún narrador capaz de asumirlo [...] Tengo el título por anticipado (P.S.: No lo tenía, se acabó titulando Los viejos amigos). O sea, que es una novela de la razón, un fruto de la voluntad. Malo. Falla ese fluido (¿del subcosciente?) que ha estado siempre al fondo de mis libros, a los que, seguramente por eso, por no saber de lo que tratan, nunca he acabado de encontrarles el título, ni siquiera una vez terminados. Todos, o casi todos, han llegado a la editorial con títulos que luego he desechado. Ha hecho falta que ellos, los propios libros, me contaran a mí el tema para que me diera cuenta del título.» (págs. 277-278)

[agosto 2004] «Pararse un instante a pensar. Dejar, incluso, de leer. Al fin y al cabo, los libros son también un gran ruido. Uno salta de un libro a otro en una cabalgada que te impide contemplar el paisaje que te rodea; que te impide, sobre todo, mirarte a ti mismo, aunque, al fin y al cabo, ¿qué es uno mismo? Una vida es un razonamiento, digamóslo así, una narración; y yo tengo la impresión de que, en todos estos años de aprendizaje, no he sido capaz de hilar un silogismo correcto. Trampas, autoocultaciones; prisas [...] Veo películas en la tele, leo libros, y lo olvido todo de inmediato, a lo mejor porque no soy capaz de descubrir qué lugar ocupan en la narración de mi vida, qué vacío colman, o por qué me sobran.» (págs. 361-362)

[noviembre 2004] «Cabo Trafalgar, de Pérez-Reverte [...] el artefacto me produce repelús, un sentimiento de rechazo que, a medida que avanza el libro, roza la indignación. Me resultan insoportables los diálogos, que apenas ayudan a construir a los personajes; o, más bien, los destrozan. Pérez-Reverte está convencido de que como novelista puede hacer lo que le salga de los cojones (por usa el lenguaje que le gusta) [...] Algunas frases que dicen los personajes: "una cosa discreta, sufrida, fashion" (pág. 36), "como los enanitos del bosque, aibó, aibó" (pág. 39), "¿Cómo se dice poca picha en gabacho?" "Poca piché" (pág. 71), "Toma candela yesverigüé fandango, pa ti y pa tu primo. Tipical spanish sangría. Joputa. Yu understán?" (pág. 89) [...] Y a eso los críticos lo tratan de novela histórica. "Yes veriwell." El autor es académico.» (págs. 440-441)

martes, 28 de diciembre de 2021

Leña menuda, de Marta Barrio


Marta Barrio (New Haven, 1986)
LEÑA MENUDA
Tusquets, 2021 - 320 págs. - inicio
Cuerpos vulnerados, Domingo Ródenas de Moya
— "Si el momento más feliz de tu vida es tu embarazo, vaya vida de mierda", Francisco Camero
Leña menuda gana el Premio Tusquets de novela
[error]

«Una joven vive con ilusión desbordada la confirmación de su embarazo. Comienza un carrusel de planes junto con su pareja para adaptar la casa al nuevo hijo, elegir el nombre, imaginarse la vida con él. Una mañana ocurre un pequeño incidente camino del trabajo: en un atajo por un parque, le sorprenden unos perros que la derriban antes de que la dueña pueda contenerlos. En el hospital, confirman que el feto no ha sufrido daños, pero un doctor experimentado ve algo raro en las ecografías que debería haberse detectado previamente.» (CONTRAPORTADA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...