domingo, 2 de mayo de 2010

Mayo, Yecla

1 de mayo 2010 en Yecla

13 comentarios:

ÁLEX NORTUB dijo...

Viva mayo!!!

viktor kaplan dijo...

Viva mayo!!!

Elena dijo...

Viva!
Y junio, julio, agosto et álii.

Andrés dijo...

¿Viva Mayo? ¡No será hoy! (lunes, lluvioso, 11º en Modernona)

Elena dijo...

No te quejes, Andrés: martes ventoso con 5º en el Altiplano (donde me encuentro :)

RATO dijo...

Hola Elena:
Lo primero de todo que quiero hacer es disculparme por haber leído tan tarde el post “Estamos hechos de estrellas”, de verdad que me encanta. Pero creo que a pesar de lo grande que sea este universo y de lo minúsculo que soy, quiero pensar que tengo un hogar, un lugar a donde volver, un sitio que pueda hacer mío, no por una mera posesión física, sino por una razón puramente sentimental. ¿Qué lugar ocupan mis sentimientos en el espacio?, supongo que algo insignificante pero creo que hasta las cosas más pequeñas tienen su importancia.
Considero que ser diferentes es algo bello, sentirnos diferentes nos hace únicos que no es sinónimo de superiores. La suma de identidades, lenguas, tierras, culturas, ideas, pensamientos….nos hace ser más ricos. No creo que lo único que mueva al mundo sea el odio, o por lo menos no en mi caso.
Nunca, nunca mataría por ideas, pero tampoco creo que sea un delito defenderlas desde el respeto a los demás.
Un biquiño,
Rato
PD: Adoro la luz que arroja el mes de mayo en mi pequeño mundo

RATO dijo...

Perdón, gracias sister por tu comentario.

Espero que el universo no sea lo suficientemente grande para que algún día podamos encontrar un punto de encuentro.

Un bico,

RATO

karlatone dijo...

Amo los coquelicots.

Sister dijo...

Vivo en el campo desde hace varios años. No considero mía la tierra donde se asienta la casa que habito ni los árboles que la circundan. A pesar de que unos papeles así lo aseguran. ¿Cómo va a ser mío un trocito microscópico del planeta Tierra? Sería absurdo pensarlo.
No necesito un sitio que pueda hacer o llamar mío por ninguna razón, ni física ni sentimental. Porque el término “mío” siempre es excluyente, física y sentimentalmente.
Me basta con mirar alrededor, ver las montañas y los árboles y sentir que todo forma parte de una esfera gigantesca que está suspendida en el Universo girando a una velocidad de vértigo. Eso sí que es física y sentimentalmente grandioso.
Por supuesto que la suma de identidades, lenguas, tierras, culturas, ideas y pensamientos debería hacernos sentir mejor y “más ricos” en cuanto a raza humana. Pero sólo si toda la raza humana participara en paz de esa riqueza, y como no es así y, además, está visto que no puede ser así, preferiría un planeta más homogéneo y más justo.
Las personas nacen, por casualidad, en un lugar determinado. En la zona de la península donde nací y vivo no hay suficiente agua. En zonas próximas hay ríos que podrían abastecernos, porque, además, las infraestructuras ya están construidas y sería sólo cuestión de “abrir un grifo”. Pero resulta que las personas que habitan en esas zonas consideran que los ríos son suyos. ¿Habrá cosa más absurda que creer que el río que pasa por delante de tu casa es tuyo?
Pues así estamos, y esto sin nacionalismos extremos.
No es necesario matar para defender unas ideas o unas tierras, pero a veces basta con negar a los demás lo que creemos que es nuestro.
Perdón por haberme extendido tanto otra vez.
Y que conste que considero a Galicia un precioso lugar de este planeta, al que volveré en breve.
Un beso.

RATO dijo...

Gracias por tu respuesta sister. De verdad me gusta como piensas, aunque no este de todo de acuerdo contigo. Yo pienso, que el termino "mio" no es excluyente siempre, por ejemplo que considere de un modo "irracional" que un ínfimo lugar es mi hogar, no significa que no pueda ser el de otras muchas personas, que considere a determinadas personas mis amigos no significa que no puedan ser los tuyo también, que tenga una serie de recursos como agua, comida... no significa que no pueda compartirlos.

Quiero recalcar que esto lo digo tal y como yo lo siento, no hablo en boca de otros, ni soy nacionalista. Estoy encantado de compartir contigo y con cualquier otro es trozito tan bello del universo.

Un bico,

RATO

Elena dijo...

Pues yo -que sólo sé que no sé nada- encantada de que Rato y Sister vengan a este recóndito lugar a intercambiar opiniones y besos digitales.
Y más que encantada de recibir por vez primera a la muy querida señora Karlatone, con la que tantas cosas comparto, y a la que hemos buscado alojamiento en la columna derecha.
Y, no hace falta decirlo, deleitada de leer todas y cada una de las palabras de Sister. The very best sister in the world. Es más, para mí, the only one :)

karlatone dijo...

Hola, Elena:

En realidad he venido muchas veces antes, pero hasta ahora me animé a saludar; ya sabes, la timidez.

Gracias por el alojamiento, yo también te alojé, pero del lado izquierdo.

un abrazo,

Karla.

elena gmp dijo...

Ya imaginaba que nos visitábamos mútuamente y en silencio, Karla, que no deja de ser una buena forma de asomarse a la casa de los demás. Sobre todo para los que, a pesar de seguir aquí, en la red, preferiríamos no hacerlo.