domingo, 30 de enero de 2011

La verdad de las entrevistas

Helicóptero literario
«(...) Ningún escritor sensato cree en las entrevistas. Nunca en ellas se dice la verdad, o bien se dice una sola vez esa verdad en la primera entrevista, y luego no se repite, porque cansa mucho tener que contestar siempre lo mismo a la misma pregunta, así que el escritor, para no aburrirse, suele dar diferentes respuestas a preguntas sobre su horario, sobre su método de trabajo, sobre su vocación de novelista, sobre su vida al atardecer, etcétera.

Ítalo Calvino abordó muy bien este fenómeno del tedio que lleva a contestar de 10 maneras diferentes -a cual más imaginativa- a la misma pregunta: "Prefiero no comentarme a mí mismo. Además, no es seguro que el autor sepa más de sí mismo que el lector. Lo que cuenta es la obra... El interesado es siempre la fuente menos confiable. Los que hablan de sí mismos mienten siempre. Yo, además, no repito nunca igual la misma historia dos veces seguidas, porque sería muy aburrido. Así que en mí es mejor no confiar (...)

Esa sensación de charlatanería es la que tiene todo escritor serio cuando publica un libro y dedica los meses siguientes a explicarlo en las entrevistas. Decía, el otro día, Jean Echenoz que un libro no se escribe para después hablar de él, sino más bien todo lo contrario, "para no tener que hablar, sobre todo para no tener que hablar".»

De Entrevistas y charlatanes. Enrique Vila-Matas
El último domingo. El País, edición Cataluña, 30/1/2011

10 comentarios:

Sister dijo...

Me ha encantado el texto y me ha encantado la foto del helicóptero literario.

"Baminfr huía de los emauths cuando un helicóptero literario lo rescató por el aire."

Anónimo dijo...

He leído el artículo de Vila Matas, y es curioso lo que dice. Todo el mundo quiere conocer la mecánica mental del escritor (lo de dedicación completa me refiero). La gente quiere saber si escriben por la mañana, que ropa se ponen etc. La mañana es lo mejor para escribir, la energía aún es suficiente. Dalí decía que cuando escribía se ponía zapatos de un número menor, parece que eso le producía cierto enojo que traspasaba a sus letras. UNa vez escuché que le preguntaban a un escritor de teatro, ahora no recuerdo el nombre, que si estaba todo el día pensando en su novela, que si iba por la calle e iba dándole forma a sus personajes. Pues algo de eso sucede.
BUeh me voy a ver las noticias que lo de egipto me preocupa. Sólo triunfará la democracia en los paises árabes si son capaces de crear estados laicos, de lo contrario les volverán a poner el yugo.

Espero que no aparezca el de la ortografía para darme de nuevo con ella. Je, Je.

Saludos Doñita.

LUdo

Elena dijo...

Sister, lo que daría por leer tus historias en un blog o similar: "Baminfr huía de los emauths cuando un helicóptero literario lo rescató por el aire y lo llevó hasta la biblioteca de Bagiess."

Me encanta que te haya encantado texto y foto helicopteril ;)

Sister dijo...

"Baminfr huía de los emauths cuando un helicóptero literario lo rescató por el aire y lo llevó hasta la biblioteca de Bagiess.
Sucki, el bibliotecario, le enseñó cómo sobrevivir sólo de palabras."

Estaría bien vivir en un universo paralelo, de vez en cuando. O para siempre.

Elena dijo...

Sr. Anónimo: De acuerdo en que a algunos lectores nos gusta tener información relacionada con la gestación y el desarrollo de las obras (literarias y no) que nos interesaron. Información de todo tipo, desde la más técnica a la más íntima y voyeuristica. Por eso, entre otras razones, disfrutamos tanto con un buen libro de memorias y, a pequeña escala, con una buena entrevista. Cosa cada vez más difícil de encontrar pues las entrevistas parecen haberse convertido en instrumentos de promoción.

Por otra parte, es también perfectamente asumible el derecho del creador a su intimidad y su silencio.

Elena dijo...

"Baminfr huía de los emauths cuando un helicóptero literario lo rescató por el aire y lo llevó hasta la biblioteca de Bagiess. Sucki, el bibliotecario, le enseñó cómo sobrevivir sólo de palabras.

Inesperadamente, al día siguiente Baminfr se encontro con Shicid y no supo como justificar sus errores."

Andrés dijo...

Bonito helicóptero, ¿es de la colección del sr. Doctor? Por otro lado, decir que no dejo de sorprenderme de la capacidad de esta bitácora de concitar el interés de anónimos de todo tipo. Un beso, A.-

Elena dijo...

Hola, Andrés. No, no es del doctor. Este helicóptero virtual solo es mío ;P
Lo bueno (y lo malo) de los anónimos es que pueden parecer muchos pero en realidad ser pocos.

Andrés dijo...

Bueno, pues para ser pocos, la verdad, es que tienen mucha energía porque parecen 25. Besos, A.-

Cuaderno Célinegrado. dijo...

Me había perdido este artículo. Muchas gracias, este tema me tiene obsesionado.