martes, 25 de marzo de 2014

El presente siempre resulta confuso (Isak Dinesen)

EUGENE WALTER: La mayoría de sus relatos transcurren en el siglo pasado, ¿verdad? Nunca escribe sobre la era contemporánea.
ISAK DINESEN: Sí lo hago, si tenemos en cuenta que los tiempos de nuestros abuelos, que apenas hemos dejado atrás, son parte importante de nosotros. Absorbemos gran cantidad de elementos sin ser siquiera conscientes de ello. Además escribo sobre personajes que juntos constituyen un relato. En primer lugar elijo el aroma del relato para proceder luego a la selección de los personajes, que serán quienes tomen el relevo a partir de entonces. Son ellos quienes van marcando la pauta, yo me limito a concederles la libertad necesaria. Ahora bien, tanto la vida como la ficción modernas presentan una atmósfera y, en especial, un movimiento interior —dentro de los personajes— que es algo completamente diferente. Siento que tanto en el arte como en la vida, el ciudadano de este siglo se ha retraído. La soledad se ha convertido en el tema universal. No obstante, yo escribo sobre mis personajes siguiendo unas pautas, concentrándome en su forma de interactuar. Las relaciones con los demás son, a mi modo de ver, fundamentales, valoro la amistad y he tenido la suerte de contar con amistades extraordinarias. En mis relatos, el tiempo es flexible. Puedo empezar con el siglo XVIII y terminar con la Primera Guerra Mundial. Las épocas se encuentran bien organizadas y se pueden distinguir con facilidad. Cabe señalar que buena parte de las novelas cuya temática percibimos como contemporánea a la fecha de su publicación —pensemos por ejemplo en Dickens, Faulkner, Tolstói o Turguénev— se ambientan en una época pasada, una generación anterior, por ejemplo. El presente siempre resulta confuso: nadie ha tenido oportunidad de contemplarlo con detenimiento... Fui pintora antes que escritora, y a un pintor jamás le agrada el motivo que tiene ante sí; prefiere alejarse para estudiar el paisaje con los ojos entornados. (pp. 50-51)


«Ser fiel a la historia»

Conversaciones con
Karen Blixen

Prólogo de
Marianne Wirenfeldt Asmussen

Selección y traducción de
Cristina Riera Canalias

Confluencias, 2013
Aguadulce (Almería)

No hay comentarios: