lunes, 27 de febrero de 2017

Algunos abrazos a Mac y a Enrique


“Pasé día y medio absorbido en la lectura de Mac y su contratiempo”. Manuel Rodríguez Rivero (El País).

“Vila-Matas va un poco más lejos y convierte la reescritura de su novela de relatos Una casa para siempre en una experiencia fascinante, un verdadero máster "gratuito" de literatura o de eso que ahora se llama, académica y pomposamente, escritura creativa”. J. Albacete (De Verdad digital).

“La improvisación fingida que Vila-Matas quiere aparentar descubre, al contrario, una novela magistral, perfectamente hilvanada de principio a fin”. Natalio Blanco (Diario 16).

“Cuento, novela, ensayo, diario… En realidad, su obra se puede entender como comentario a la historia de la literatura [...] Tienes la sensación de que estás ante un libro-mercurio, un libro que se escapa, que elude cualquier posibilidad de apresarlo. Como la propia obra del escritor, que, a través de la recreación, avanza hacia un lugar que aún no está creado del todo”. Miguel Ángel Hernández (Revista eñe).

“El proceso de escribir propiamente dicho es el que permite al autor descubrir lo que quiere decir”. Nadal Suau (El Cultural).

“La defensa de la repetición, entendida como una modificación infatigable, es el tema de esta novela, que narra cómo se ha ido construyendo la historia de la literatura a partir de las sucesivas variaciones de un primer relato oral”. Ana Rodríguez Fischer (Babelia).

“Humor, sorpresas, vacíos, ambigüedades, fugas y situaciones absurdas: ingredientes de este gran libro”. JA Masoliver Ródenas (La Vanguardia).

“Mac acaricia la idea de escribir una obra inacabada adrede, como pudo serlo la última de Georges Perec, 53 días, que fue una reescritura de La Cartuja de Parma de Stendhal. Esa referencia da otra de las claves de esta novela de Vila-Matas”. Domingo Ródenas (El Periódico).

“La obra de Vila-Matas está llena de escritores porque, por encima de cualquier otra cosa, es un lector que reflexiona en voz alta. Cheever y otros maestros del cuento sobrevuelan esta novela”. JM Pozuelo Yvancos (ABC Cultural).

“Enrique Vila-Matas: Aunque no lo quiera, la literatura invade mi vida”. Laura Fernández (El Mundo).