martes, 22 de enero de 2008

Relatos de Kolimá

RelatosDeKolimA
“A los trabajadores no se les enseñaba el termómetro, aunque tampoco hacía falta: había que salir al trabajo cualesquiera que fueran los grados. Por lo demás, los viejos del lugar calculaban casi con exactitud el frío sin termómetro alguno: si había niebla helada, quería decir que fuera hacía cuarenta grados bajo cero; si al expulsar el aire este salía con un silbido pero aún no costaba respirar, significaba que hacía cuarenta y cinco grados; pero si la respiración era ruidosa y faltaba el aire, entonces era que estábamos a cincuenta. Por debajo de los cincuenta y cinco un escupitajo se helaba en el vuelo. Los escupitajos se helaban en el aire hacía ya dos semanas.”

Varlam Shalámov (Rusia, 1907-1982)
Relatos de Kolimá (Minúscula, 2006)
[Traducción de Ricardo San Vicente]

3 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

No tengo referencias, compa Elena, de este libro, pero el fragmento que reproduces verdaderamente hiela la sangre (y perdón por el chiste fácil). Eso sí, me recordaba poderosamente un reportaje de EPS que leía hace unos días, sobre el pueblo de Oymiakon, en Rusia, el lugar poblado más frío del planeta; muchas coincidencias, vaya que sí.

Un abrazo.

P.S. por cierto, has salido muy propia en la imagen de tu perfil. A ver si me das la dirección de tu fotógrafo...

Elena dijo...

Este libro, que constituyen "una crónica de la degradación y la deshumanización de la vida en los campos de prisioneros de Stalin, un retrato distante y exento de reflexiones morales que conmueve por sus aterradoras descripciones y por la contundente lucidez del narrador", es impresionante.

Porque en los campos de exterminio nazis, los verdugos eran tus enemigos, pero en los campos de trabajo rusos, los verdugos eran tus hermanos. ¿Qué consuelo cabe entonces?

Mon semblable, mon frère!

SIMULADOR dijo...

"pero en los campos de trabajo rusos, los verdugos eran tus hermanos"... no sé qué me ha helado más la sangre - repitiendo el chiste con permiso de manuel- si el fragmento o esta frase. Sí, seguro, ha sido la frase.