viernes, 2 de mayo de 2008

Contra Jaime Gil de Biedma

Jaime Gil de Biedma



De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
—seguro de gustar— es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!

Jaime Gil de Biedma (1929-1990)

6 comentarios:

Andrés dijo...

Que la vida era esto es algo que uno se da cuenta demasiado tarde (G de B) Abrazos. Am

Elena dijo...

Andrés, estos días estoy colgada del libro Jaime Gil de Biedma. Conversaciones (El Aleph Editores, 2002; Edición y prólogo de Javier Pérez Escohotado) que el otro día encontré en mi biblioteca habitual, y sobre el que habré de volver –aquí- cuando lo acabe. Un adelanto sacado de la entrevista que le hicieron Arcadi Espada y Ramón Santiago en 1981:

- Usted siempre ha hecho una clara distinción entre poema y poesía.
- Claro, poesía es lo que el lector experimenta leyendo el poema, no lo que al poeta le ocurre mientras lo escribe. La poesía es el poema asumido en el momento de la lectura. Un poema no se hace para escribirlo, sino para que sea leído, incluso por uno mismo.

Andrés dijo...

Es sencillamente es.tu.pen.da esa definición de poesía; yo me empecé a leer (no llegué a acabarlo) una biografía de JGdB y era un personaje de lo más interesante. Abrazos, Am

Elena dijo...

Recién acabé (como dirían los porteños) el libro, y me ha gustado tanto que me he quedado muda. Así que, a parte de decir que me ha encantado la experiencia de leer sobre poesía, citaré de nuevo a JGdB:

"Distinguir en poesía si lo que se cuenta le ha sucedido o no al poeta, no lleva a ninguna parte, porque la anécdota sólo existe poéticamente en cuanto incorporada al poema, e insisto, a nadie le ha sucedido un poema. Un poema es una criatura de un orden de realidad muy distinta a la de uno mismo.”

[Y yo me atrevería a generalizar, y donde dice poeta y poema diría escritor y relato. O sea, literatura.]

Superwoman dijo...

Lo único cierto sobre las personas es que somos nosotros mismos nuestros peores enemigos... No conocía al poeta, pero le entiendo.
Un supersaludo

Anónimo dijo...

hola me podrian ayudar esque tengo un problema y es muy urgente me podrian ayudar a encontrar todas las figuras literarias y retoricas del poema contra jaime gil de biedma y por ultimo me podeis decir donde puedo descargarme el poema entro para presentarselo a la maestra?? porfavor ayudarme
GRACIAS