miércoles, 18 de mayo de 2011

Confesiones de una máscara

Poema 1. Tere Vila Matas
«Aquel día, en el instante en que mi vista se posó en el cuadro, todo mi ser se estremeció de pagano goce. Se me levantó la sangre y se me hincharon las ingles como impulsadas por la ira. Aquella parte monstruosa de mi ser que estaba a punto de estallar esperó que la utilizara, con un ardor sin precedentes, acusándome por mi ignorancia, jadeando indignada. Mis manos, de forma totalmente inconsciente, iniciaron unos movimientos que nadie les había enseñado. Sentí que algo secreto y radiante se elevaba, con paso rápido, para atacarme desde dentro de mí. De repente estalló y trajo consigo una cegadora embriaguez...» (p. 44)

 Confesiones de una máscara (1949). Yukio Mishima (1925-1970)
 Traducción de Andrés Bosch. El País, Clásicos del siglo XX, 2003

2 comentarios:

Elena dijo...

Hoy (miercoles) hemos cogido un trenet a Nara y acabamos de recorrer todos sus templos y monumentos oficiales. Y una vez hechos los deberes, callejeando hemos encontrado este cafe-internet-manga-comic que ya nos dijo I. que existian y que los jovenes hasta se quedaban a dormir en ellos a veces. Pero ahora estamos aqui casi solos.

Aun tenemos el dia un poco desplazado: nos acostamos tan pronto que me da verguenza decirlo, pero a las 6 de la manyana ya estamos listos para salir corriendo, y a veces nos tenemos que esperar un poco en el hotel a que pongan las calles.

Por lo demas, y tormentas a parte, hace bastante calor.

Elena dijo...

Jueves: en bici desde las 7 de la manyana (eso pasa porque no llevamos a nadie que nos frene el frenesi ciclista):
- Kiumizu-dera Shrine
- Ninjo Castle
- Golden Pavillion
Todo ello colina arriba, rio abajo, con bastante calor y millones de escolares japoneses visitando las mismas cosas que nosotros. En varias ocasiones, para practicar ingles, los colegiales nos han hecho unas pequenyas encuestas (que le gusta de Japon, de donde eres, etc.). Son muy timidos y siempre eran las ninyas las que se atrevian a abordarnos. Al final muchas arigatoo y bye, bye.
---
Manyana tren a Hiroshima. A ver que nos espera alli.