miércoles, 12 de noviembre de 2014

A.M. Homes: Ojalá nos perdonen (por vacuos)

«—¿Qué te trae por aquí hoy? —pregunta alguien.
—Me han despedido —digo. Hago una pausa y empiezo de nuevo. Follé con la mujer de mi hermano y luego mi hermano llegó a casa y la mató. Mi mujer está tramitando el divorcio. Y ahora, hoy, después de haber enseñado muchos años en la misma universidad, me han dicho que este semestre es el último. Vivo en la casa de mi hermano mientras está entre rejas. Le cuido a la perra y a la gata y hace poco he empezado a usar su ordenador, ya saben, entro en la web, visito sitios. He quedado para comer con un montón de mujeres; en general no se trata de comer, sino de sexo. Mucho sexo.» (p. 139)



«La escritora estadounidense A. M. Homes ganó el premio Orange por "Ojalá Nos Perdonen", tragedia familiar con centro en Harry Silver, profesor de Nueva York especializado en el presidente Richard Nixon que tiene un encuentro amoroso con su cuñada después de que su hermano ingrese en un psiquiátrico tras intervenir en un accidente de tráfico con resultado de dos personas muertas. Su hermano descubrirá el affaire...» (De Aloha)
Man of the house, Emiliano Ponzi, 2012
Ojalá nos perdonen
A. M. Homes
(May We Be Forgiven, 2012)
Trad. Jaime Zulaika
Anagrama, Barcelona, 2014
650 páginas. 24,90 euros
(primeras páginas)

Opinión de Alberto Manguel: "Los personajes de Homes [...] con sus locuras e infelicidades, nos interesan, pero no nos conmueven." (A mí, ni lo uno ni lo otro; interminable ristra de diálogos triviales.)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo opiniones muy contradictorias sobre esta novela!

delesparaules

Elena dijo...

¿Contradictorias contigo misma o conmigo, querida Ada? Si tú has disfrutado leyéndolo, me alegro mucho por ti y no sabes la envidia que me das. De una de las cosas que más valoro en los libros, que es el placer de su lectura, este no me ha dado nada.

Anónimo dijo...

Conmigo misma, quería decir! A mí me pilló des del inicio. Tengo que decir que creo que en las primeras 15 páginas de esta novela hay más acción que ens las últimas 5 que me había leído todas juntas. Y no digo que eso sea bueno. No estoy acostumbrada o, más bien dicho, no me gusta mucho leer novelas donde pasan tantíssimas cosas, y menos cuando muchas de estas cosas no están justificadas. Pero me lo pasé bien, y encontraba placer en los personajes tan inhumanos. Creía que había una crítica real a un tipo de sociedad. Pero ya pasado la mitad me di cuenta que, de pronto, el protagonista se había transformado en humano De pronto era como si tuviera sentimientos, como si quisiera reflexionar sin saber muy bien como, y no entendí esee cambio. Pero lo que más me defraudó fue que, si bien creía que Homes estaba haciendo una cruda crítica a la sociedad americana i al american dream (lo de Nixon está bien!), de pronto me vi haciendo un safari de lujo. Páginas y páginas y páginas contanto que si las tiendas eran enormes, que si les servían de todo....?!?!?!?! Un sin fin de pijería, que quizá ya estaba antes, pero que esta vez no había humor ni intención mostrar algo más allá. Era, literalmente, narrar un viaje en África. Y, para rematarlo, acabamos asistiendo a una comida de Thanksgiving multiculutral. Como si se pasara la primera mitad destruyendo un sueño para crear exactamente el mismo en la segunda mitas...pero sin saber que lo está haciendo. Ah!

delesparaules

Elena dijo...

Me parece muy interesante tu comentario aunque no coincido mucho con él. Pero, al fin y al cabo, tú conoces la vida americana mucho mejor que yo y de eso va la historia.

Sí que está bien todo lo relativo a Nixon, pero del resto para mí no se salva casi nada. Ha sido uno de esos libros en que llegas al final (muy a regañadientes) esperando que empiece. Que empiece algo interesante y/o consistente.