martes, 1 de marzo de 2016

Gary Shteyngart: Pequeño fracaso

«Empecemos por mi apellido: Shteyngart. Es un nombre alemán cuya demencial grafía soviética, con su inconcebible aglomeración de consonantes (en inglés sólo falta una i entre la h y la t para que salga la palabra shit, "mierda") y su absoluta falta de atractivo, me ha costado mucho calor humano. "Señor, mmm, cómo pronunciar esto... Mierda... Mierda... ¿Pedomierda? —se ríe la adorable chica de la recepción en Alabama—. ¿Le parece bien, mmmm, una cama individual?"
  ¿Y qué quieres, querida? —me gustaría contestarle—. ¿Tú crees que un señor Pedomierda consigue alguna vez compartir su cama?
  Durante toda mi vida me he resistido a creer que esa grafía incorrecta de "Shteyngart" era un desecho maloliente de la Historia. El apellido correcto debería ser Steingarten, es decir, Jardín de Piedra, que es lo más hermosamente zen que puede llegar a ser un apellido judío alemán, y que parece ofrecer la calma y la serenidad que ninguno de mis antepasados judíos debió de experimentar en sus cortas y ajetreadas vidas. Jardín de Piedra. Como si eso hubiese sido posible.» (págs. 45-46)

No hay comentarios: