miércoles, 27 de agosto de 2008

Ecos de México en 2666

abarrotero agruras ahí no másalburear
alivianarseamasioamolar ándele
antojitosachichinclesbacanora balacera
batoborlote buey caguama
chale! chamacochambitas chaparrito
chilango chilaquiles chingada chingadero
chingar chisqueterear coger confidenciar
coprero corridos
crujías cuate
deliquios amorososdanzones descontón destazar
dizque escuincle espalda mojada estupas
fríjoles gallinazos guajalote guarura
híjole jalada jalar joto
la mera verdad lana madrearse maquiladora
merolico mesero mezcal migra
mitote monstruo gila mordelones ni modo
niños pepenadores órale pachucos padrote
pendejo pepenar pinche mamón pinga
piojero pollero pollezno potrero
prepa pulque pulquería reacomodos
retebueno rubro sangrón sangronas
tambo teporochos terracería titipuchal
tlapalería verijas zacate zopilotes

De "La parte de los crímenes", 2666 (Anagrama, 2004)
Roberto Bolaño (Chile, 1953 - Barcelona, 2003)

7 comentarios:

SIMULADOR dijo...

Desde Apple de la Quinta no ha podido ser... cuanta genteeeeeeeeeee!!!!

Eso si, besos desde Sony en Madison Street :)

(No me habia confundido con MALDITA GRAN MANZANA, que por supuesto me he acordado de el un monton paseando por estos lares; pero es que tu y NY son dos cosas que tengo bien unidas tambien!!!)

Elena dijo...

Es verdad, Sim, me olvidé decirte que al Apple de la Quinta hay que ir muy-muy temprano (¿morirán de éxito?).

Espero que todo vaya muy bien por ahí. NY (cómo África) puede enganchar mucho. Aunque yo ahora, literariamente hablando, creo que estoy enganchada a México.

porlatangente dijo...

Mora... ¡que andas por aquí! Es que te ubicaba en el quinto pino, como la peque y el piloto. La nena es delicious! Parece un esquimal. Los pastelicos de Laszlo son de plastelina pero él se zampó un buen trozo para desesperación de su madre. ja, ja,..

Andrés dijo...

¿Qué voy a hacer con todos los años que me quedan -por culpa de las criaturas- hasta poder ir a México? Abrazos, AM

Tomàs dijo...

No es Mexico de lo que estás enganchada. Es de Bolaño, el Mexico de Bolaño que no es el Mexico soñado y folklorista, el mundo de Bolaño que por algo no estaba en Mexico.

Andrés dijo...

Como dije, yo no he estado en México, y me muero por estar. Pero... (Tomás) ¿qué te lleva a decir que el México de Bolaño no es el real? A mí me ha pasado lo mismo que a Elena, que he asimilado el México de RB como el que me espero encontrar cuando vaya.

Bien pensado... RB no se quedó en Chile, tampoco en Francia, ni siquiera en Bcn: y estos dos últimos sitios (esto si lo sé) los reproduce con magnética precisión. Un abrazo, Am ;)

Elena dijo...

El México violento de Bolaño.
La atracción por lo descomunal.
Ese vacío en el estómago con que leíste Los detectives salvajes y que vuelves a sentir en La parte de los crímenes.

Hola Tomás.
Hola Andrés.