jueves, 5 de mayo de 2011

Las gentes que viajan

Lily of the valley. Grabado Ukiyo-e
Las gentes que viajan adquieren una
forma fragilísima de belleza.
Por algunas horas se transforman en algo
singular, y viven agudamente;
descubren extraños sentimientos
que no sospechaban que pudieran
tenerse, y caminan como dichosos.
Rubén Bonifaz Nuño, Los demonios y los días

4 comentarios:

Elena dijo...

Debería dar las gracias a mi amigo XA por el regalo que me ha hecho en forma de poeta y de poema:

Las gentes que viajan adquieren una
forma fragilísima de belleza.
Por algunas horas se transforman en algo
singular, y viven agudamente;
descubren extraños sentimientos
que no sospechaban que pudieran
tenerse, y caminan como dichosos.

En las estaciones de los trenes,
mientras esperaba, he vivido
horas melancólicamente ricas.

He visto partir a las gentes,
y no estaban solas: se sumergían
en su larga noche de viaje,
llevando en su sangre la pureza
que dan las distancias y los adioses;
pobladas de bocas y de miradas,
se purificaban como si fueran
a entrar en un templo o en combate.

Y he visto regresos y llegadas, abrazos
de amor entre gentes que no se amaban;
pero, sin embargo, el amor lucía
en ellos, brillaba evidente.

Y los que regresan sin que nadie
los espere viven también; trajeron
una soledad más limpia, un tesoro
de pueblos hallados, de noches descubiertas.

Y cargan sus viejas valijas,
y sus bolsas llenas de fruta
que es igual a la que comen a diario;
pero que ha de darles un sabor de cosas
buenas, de placer incomparable,
al llevarlos, plácidos, al recuerdo
de los vendedores en el camino,
de las casas lúcidas en la sombra lejana.

Y los que regresan y los que parten
se confunden: todos llevan con ellos
una sensación de heroísmo,
una lumbre tenue que se funda
en su corazón, y se derrama
y enciende sus rostros atónitos,
poblados de pérdidas y esperanzas.

Rubén Bonifaz Nuño, Los demonios y los días

Noticias de ahora mismo dijo...

"De camino a casa después de la cena, cuando estaba en Ikebukuro, ha habido unos cuantos terremotos seguidos y el tren se ha quedado allí parado. Después de esperar un buen rato a que el tren siguiera he decidido coger el metro, linea Marunouchi, hasta Hongo Sanchome y andar hasta la guesthouse. Al final he tardado una hora y media mas de lo normal en llegar a casa... Ahora mismo está temblando todo un poco." [last news from IA by email]

mario hinojos dijo...

Aquí te dejo Elena: a propósito de viajes, ciudad y literatura.
http://guiasentimental.es

Elena dijo...

Muy interesante este web, Mario. Cuando vuelva lo iré siguiendo con más calma.

PS: espero que te guste mi tierra ;)