domingo, 31 de julio de 2011

El maestro Ishiguro

Ishiguro. Pálida luz en las colinas«Pero, Jiro, las cosas no son tan simples.Está claro que no comprendes lo eficaz que era todo aquello. Las cosas no son ni la mitad de simples de lo que crees. Nos dedicamos a asegurar la continuidad de las virtudes esenciales y a que los niños crecieran con una actitud correcta hacia su país y hacia el prójimo. Antiguamente, en Japón había un espíritu que nos mantenía unidos. Imagínate lo que supondrá hoy en día ser un muchacho, y no aprender en la escuela ningún valor moral, excepto pedirle egoístamente a la vida que satisfaga todos tus deseos. Además, llegar a casa y encontrar a sus padres discutiendo porque su madre no quiere votar al partido de su padre. ¡Qué panorama!»

Kazuo Ishiguro (A Pale View of Hills, 1982) [+]
Pálida luz en las colinas (pp. 72-73). Compactos Anagrama, 1998
Traducción de Ángel L. Hernández Francés

1 comentario:

Elena dijo...

Primera novela del Sr. Ishiguro. Durante su lectura he vivido en ese Japón que tanto me gusta. Bestial. Y, después, me he encontrado con este sagaz comentario: ¿Quizás Etsuko es la propia Sachiko? Redondo.