lunes, 22 de octubre de 2012

Derecho a no leer

 Fragmentos de Como una novela (Comme un roman, 1992) de Daniel Pennac
 Trad. Joaquín Jordá. Anagrama | Argumentos, 1993
  • «"Sin la menor duda, las hermosas horas vespertinas pasadas en el despacho de nuestro padre no solo estimulaban nuestra imaginación sino también nuestra curiosidad. Una vez que se ha saboreado el hechicero encanto de la gran literatura y la confortación que procura, uno quisiera saber cada vez más..., más "historias ridículas", y parábolas llenas de sabiduría, y cuentos de múltiples significados, y extrañas aventuras. Y así es como uno comienza a leer por sí mismo..."
    Así es como escribía Klaus Mann; hijo de Thomas Mann, el mago, y de Mielen, la de la voz conmovida y bien timbrada.» (p. 76)
  • «En la época que nos ocupa reinaba en las ciudades un hedor apenas concebible para el hombre moderno. Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos de las escaleras apestaban a madera podrida y excrementos de rata; las cocinas, a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación apestaban a polvo enmohecido; los dormitoiros, a sábanas grasientas, a edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas apestaban a azufre; las curtidurías, a lejías cáusticas; los mataderos, a sangre coagulada. Hombres y mujeres apestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agria y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las iglesias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios. El campesino apestaba como el clérigo; el oficial de artesano, como la esposa del maestro; apestaba la nobleza entera y, sí, incluso el rey apestaba como un animal carnicero y la reina como una cabra vieja, tanto en verano como en invierno... » (p. 108)
    [Patrick Süskind (1985). El perfume (Seix Barral). Trad. Pilar Giralt Gorina.]
Los derechos del lector | Les droits du lecteur | The rights of the reader
Derecho a no leer [+]Le droit de ne pas lire [+]The right to not read [+]
Derecho a saltarnos páginasLe droit de sauter des pagesThe right to skip pages
Derecho a no terminar un libroLe droit de ne pas finir un livreThe right to not finish
Derecho a releerLe droit de relireThe right to reread
Derecho a leer cualquier cosaLe droit de lire n'importe quoiThe right to read anything
Derecho al bovarismoLe droit au bovarysmeThe right to escapism
Derecho a leer en cualquier sitioLe droit de lire n'importe oùThe right to read anywhere
Derecho a hojearLe droit de grappillerThe right to browse
Derecho a leer en voz altaLe droit de lire à haute voixThe right to read out loud
Derecho a callarnosLe droit de nous taireThe right to not defend your tastes
(Bovarismo: enfermedad de transmisión textual / maladie textuellement transmissible)


[lo acabo de encontrar | me encanta Quentin Blake ]

4 comentarios:

MG dijo...

;)

EG dijo...

:D

PteroBovary dijo...

Es la primera vez que veo la palabra "bovarismo". Supongo que viene de la madame de ídem, pero no la registra el DRAE (la palabra, no a la madame).

El catalán me ha servido para saber lo que significa.

Elena dijo...

Pero, aunque no sea una palabra "oficial", està bien.