jueves, 10 de enero de 2013

Oz: Un paseo alrededor de la maldad (y el fracaso)

«Oz es quizá la serie que menos homenajes ha recibido de la HBO y ha vivido siempre a la sombra de obras maestras como The Sopranos, The Wire o Six Feet Under. Sin embargo, atesora el sello de calidad de esta cadena televisiva y está impregnada de su particular esencia. Emitida entre 1997 y 2003, consta de seis temporadas y de 56 episodios a través de los cuales se narra la vida en Ciudad Esmeralda, un experimento carcelario ideado por el talentoso e idealista Tim McManus (Terry Kinney). La acción transcurre en un momento histórico —finales del siglo XX, comienzos del XXI— en el que el endurecimiento de las leyes estadounidenses hizo que se multiplicara la población de reclusos, aunque eso no significara una reducción del número de criminales. Sobre la ineficacia de la desmedida política de tolerancia cero reflexiona Augustus Hill (Harold Perrineau), personaje de la serie que hace las veces de narrador de la vida en la prisión.
(Inmate) Simon Adebisi
Oz. The Journal of Augustus Hill

«Ciudad Esmeralda llama la atención desde el primer momento del episodio piloto por lo diferente que es, en apariencia, a la mayoría de las cárceles de la historia del cine. A simple vista, el lugar transmite orden y tranquilidad. En su superficie predominan los materiales de color blanco, sobre los cuales se refleja una luz del mismo color que contribuye a resaltarlo y a crear una impresión de lugar seguro. Las celdas disponen de grandes cristaleras en lugar de barrotes y están distribuidas de una forma ordenada y estética alrededor de dos pisos, en cuyo descansillo se encuentra la posición de los guardias. A disposición de los presos siempre hay un completo gimnasio, un teléfono común, una sala de ordenadores, aulas para que estudien lo que deseen y un servicio continuo de asistencia psicológica.»
«Porque Oz es mucho más que una ficción carcelaria. Oz teoriza sobre la maldad y la sitúa como un instrumento de supervivencia, como un mecanismo de poder y como el destino inequívoco de todo aquel que ansíe seguridad dentro y fuera de la cárcel. Sobre la serie sobrevuela de forma constante el fantasma del pesimismo y se manifiesta de múltiples formas que confluyen en el camino lógico de esa actitud: el fracaso. Porque la utopía de McManus con Ciudad Esmeralda choca de lleno contra el hombre y contra el grupo; y su espíritu rehabilitador sucumbe ante juegos de poder, perfidia, venganzas y ante una espiral de decadencia a la que no escapa ningún prisionero.»



«Su creador, Tom Fontana, juega en todo momento con sus armas narrativas y plantea distintos debates al espectador. Quizá el más importante sea el de si un hombre que esté dispuesto a rehabilitarse puede conseguirlo en un entorno hostil en el que tendrá que enfrentarse a otros hombres y a los nuevos demonios que surjan en él ante su más urgente necesidad: sobrevivir.»
Seis temporadas de Oz
Agamemnon Busmalis | Antonio Nappa | Augustus Hill | Bob Rebadow | Burr Redding | Chris Keller | Chucky Pancamo | Cyril O´Reily | Dino Ortolani | Dra. Gloria Nathan | Enrique Morales | Father Ray Mukada | Governor Devlin | Jackson Vahue | James Robson | Jaz Hoyt | Jeremiah Cloutier | Kareem Said | Leo Glynn | Miguel Alvarez | Officer Dave Brass | Officer Diane W. | Officer Lopresti | Officer Howell | Officer Sean Murphy | Omar White | Nino & Peter Schibetta | Poet | Ryan O´Reily | Shirley Bellinger | Simon Adebisi | Sister Peter Marie | Tim McManus | Tobias Beecher | Vern Schillinger | Zahir Arif

4 comentarios:

Elena dijo...

Oz trata de la convivencia entre los presos de Ciudad Esmeralda, una especie de utópica cárcel de lujo ideada por el idealista (pero nada talentoso) Tim McManus. Hay varios presos-protagonistas que se mantienen a lo largo de las seis temporadas (Augustus el narrador, el abogado -preso- Tobias Beecher, el nazi Schillinger, el sinuoso O'Reily (and brother), Kareem Said y su Corán, el malvado y ambiguo Chris Keller, el estrafalario Adebisi, la extraña pareja Busmalis-Rebadow...), y muchos otros que aparecen y desaparecen al ser liquidados de las formas más imaginativas y sangrientas.

Oz muestra la transformación moral de muchos de sus protagonistas (hay que sobrevivir) en medio del rabioso y explícito racismo de la sociedad norteamericana. Y todo ello sin salir del recinto penitenciario.

Conclusión: no hay solución. Si te quedaba alguna fe en la especie humana, probablemente Oz te la quite.

PD: a pesar de la claustrofobia, de la sinrazón, de la desesperanza, de la violencia, etc., Oz nos ha encantado.

Más series dijo...

Aquí una "parrilla de series que se emitirán en EEUU durante la temporada de otoño/invierno 2012/2013".

Anónimo dijo...

It's really a great and helpful piece of info. I'm glad that you simply
shared this useful information with us. Please stay us up to date like this.
Thanks for sharing.
My homepage :: recortesdeprensa.com.es

Elena dijo...

Dear Anónimo: acabo de encontrar tu mensaje perdido entre más de 50 spams que acabo de eliminar. Cosa que, sorry, me hace desconfiar de tu anónima identidad.

En cualquier caso, efectivamente, Oz es una gran serie.