martes, 29 de mayo de 2018

Una vida subterránea, de Laura Freixas

Laura Freixas (Barcelona, 1958)
UNA VIDA SUBTERRÁNEA
DIARIO 1991-1994
(bibl. Joan Maragall)
Errata Naturae, 2013 - 320 págs. - inicio
[valiente (y cursi)]
«¡Qué ganas tengo de releer a Proust! Siento que en pocos años empezará el tiempo de las relecturas, que progresiva, subrepticiamente, irán reemplazando las nuevas lecturas. Y qué definitivas, qué tajantes son las segundas lecturas; qué pronto disipan la bruma, el juicio vacilante, de las primeras; a menos que el quid de la cuestión no esté en si es la primera o la segunda vez que uno lee un libro, sino en la edad que tiene al leerlo; francamente, no lo sé. ¡Cuando pienso que a los veintitrés o veinticuatro años, cuando gané el premio de Pola de Lena y me entrevistó un chico de la radio local, mencioné como escritores favoritos la siguiente tríada: Proust, Nabokov, Cortázar! Me da risa. Cortázar, pulverizado. Nabokov, interesante. Proust, genial e inagotable.

[...] Eso me ha ocurrido, supongo, con Unamuno; por ese motivo o por lo que sea, se me ha caído de las manos. Ortega es más persuasivo y muy estimulante. De todos modos, por quien tengo más cariño dentro de esa generación es, claro está (me refiero a la prosa sólo), por Azorín: por lo sensible a la belleza, por lo estoico y por lo solitario. Hasta su melancolía y su pesimismo -eso sí, sin aspavientos- me fascinan.» (págs. 116-119)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...