viernes, 21 de diciembre de 2007

Cuestión de perspectiva

La vida interior de Martin Frost
Hace varias semanas se estrenó en Barcelona La vida interior de Martin Frost, película escrita y dirigida por Paul Auster, y rodada el año pasado en Portugal. Casi ninguno de los comentarios que desde entonces he leído o escuchado sobre ella ha sido bueno, a pesar de lo cual ayer fui a verla. En el cine había 3 espectadores, y uno de ellos (que no era yo, pero casi) empezó a roncar muy pronto. Suavemente, eso sí, por lo que no hubo necesidad de despertarlo.

Sé que si yo hubiera ido a ver esta película pensando que era maravillosa, o después de haber leído críticas elogiosas, no me habría gustado nada de nada. Pero como sabía que era bastante infumable, no la encontré tan mala. ¿Por qué será que casi todo en la vida depende de las expectativas previas que tengas?

Por cierto, me encantó el personaje de fontanero-escritor que hace Michael Imperioli a quien nunca había visto fuera de Los Soprano, esa gran serie.

10 comentarios:

Elena. dijo...

"El listón está tan bajo que casi lo piso" y la mirada de Julie Christie son las dos únicas cosas que me han gustado de Lejos de ella, película y tema sobre los que mis expectativas eran muy altas. Polley no es Coixet, al menos de momento.

Manuel Márquez dijo...

Bien cierto es, compa Elena, que la crítica ha masacrado de manera inmisericorde la peli de Paul Auster, pero me cuesta trabajo pensar que pueda llegar a ser tan floja: naturalmente, habrá que verla (eso sí, en mi ciudad, Córdoba, no habrá opción: no se proyecta en ninguna sala...).

Sobre la de Sarah Polley, supongo que también habrá pronta ocasión de entrar en materia.

Y sobre los Soprano: ay, los Soprano. Mamma mia, palabras mayores. Tema para más detenimiento.

Un abrazo (y felices fiestas; y muchísimas gracias por el detalle del enlace...).

Elena. dijo...

De esta peli de Paul Auster ya dijo Boyero "No se puede tener todo, maestro", o lo que sería parecido: zapatero a tus zapatos. A mí me gustaría que Auster nos volviera a sorprender con otro Palacio de la luna, que es uno de esos libros que preferiría no haber leído para volver a sentir el placer de su primera lectura.
-Fiestas, ¿qué fiestas?
:)

Insonrible dijo...

Llevo un tiempo dudando sobre si ver la peli de P.A., pero, como tú dices, la crítica la ha masacrado (y tampoco es que siga a la crítica solo porque sea la crítica...).
En fin, que después de leer tu comentario, creo que iré a verla. Tego muy buen recuerdo de la primera vez que ví Lulu on the Bridge (la segunda vez que la ví ya no me gustó tanto)

Elena. dijo...

Hay que reconocer, en descargo de Auster, que contó con un presupuesto muy bajo y con muy pocos medios para hacer esta película. En mi opinión, el director de fotografía tampoco era bueno pues el partido que sacan de la naturaleza que los rodeaba es bastante patético. Pero una vez sabiendo todo esto, puede ser interesante ver la película y que cada uno decida que es lo que salva. Yo me quedo con el fontanero-escritor Jim Fortunato y la interpretación que de él hace Michael Imperioli.

Manuel Márquez dijo...

Compa Elena, había leído ese comentario de Boyero, y, aunque no sé hasta qué punto es aplicable a este caso concreto, sí que estoy bastante de acuerdo con él, en líneas generales (ya he escrito algún articulillo sobre ese tema, el de los artistas que, en un ataque inmoderado de soberbia, pretenden convertirse -las más de las veces, bastante patéticamente- en artistas "todoterreno"...).

En cuanto a las excusas presupuestarias, pues no sé, supongo que siempre puede influir, pero la historia del cine está plagada de auténticas joyitas hechas con cuatro perras, así que no sé, no sé...

Sobre Imperioli "y familia" (o sea, los Soprano), te pincho la referencia de un artículo de mi viejo blog, donde homenajeaba al simpar Tony y, ya de paso, a toda la troupe: http://globmanuel.zoomblog.com/archivo/2006/01/31/tony-Soprano-o-por-lo-menos-querible.html. Si te apetece, y tienes ocasión de leerlo, espero que te guste (compartir los elogios, ya he visto que sí que los compartimos).

Hay otros dos temas (el de la imposibilidad de rescatar las primeras sensaciones de lectura, y el de la poca querencia por las fiestas), sobre los que también me extendería más, pero tampoco es cosa de abusar (de hecho, ya te pido disculpas por este comentario tan extenso; supongo que no es plan...).

Un abrazo.

Andrés dijo...

Hola Helena,

Enigmática frase:

"¿porqué será que casi todo en la vida depende de las expectativas previas que tengas?"

Yo pienso que lo que dices tiene mucho de verdad, pero no es inevitable; defiendo que podemos cultivar el arte de "no tener expectativas", o, mejor dicho (y como lo anterior es imposible) de "tener expectativas neutras y vírgenes", es decir, desprejuiciadas, sin a.prioris subjetivos. Desde luego, de cara a ser "espectador" (de cine, literatura, música) uno acaba siendo mucho más feliz.

Un abrazo, y que tengas buena entrada de año.

;-) Am

Elena. dijo...

Hola Andrés, nice to meet you here!

Tienes razón, lo mejor es acercarse a las cosas (y a las personas) sin expectativas ni pre-juicios y dejarse sorprender. De hecho yo lo practico bastante ya que me gustaría alcanzar un estado de equilibrio con todo lo que me rodea. (Y de hecho casi lo estoy consiguiendo, pues hoy por hoy creo que sólo hay dos cosas que me sacan de quicio: los nacionalismos y el árbol de navidad que han puesto en el portal de casa :)

Pero, por otra parte, también es cierto que antes de ir al cine intento tener referencias previas sobre lo que voy a ver. Y en el caso de la película de Auster, eran las que eran. ¿La has visto?

Andrés dijo...

Hola Elena (sin H),

encantado yo también; sí, el ser desprejuiciado es difícil, pero al menos hay que intentarlo. Siento lo del árbol de tu casa (y también lo de los nacionalismos)

No he visto la peli de Auster; tengo que decir (y que no me crucifiquen) que Auster no es de mi devoción tampoco como novelista, no sé, es un personaje al cual no tengo especial simpatía (oh, un prejuicio más: ¡no la he ido a ver porque le tengo manía! -también porque tengo dos niños que no me dejan en paz-)

Un beso y... ¡buenas uvas!

Am

Elena. dijo...

Andrés, de momento sólo he podido echar un vistazo a tu web, pero ha sido suficiente para conocer a HM y a CM y para saber que compartimos muchos puntos de interés. De la arquitectura al urbanismo pasando por Albert Pla, Asuán y la última entrevista de Javier Tusell, por ejemplo.

[¿Sabes que desde internet se puede acceder a los directorios de tu web?]