martes, 28 de junio de 2011

Miquel Bauçà, fonaments

Apartado de Correos 9471
«Fonaments, Els tres. O sòcols –o crosses o eines o armes– que m'aguanten el pes i dels quals no en podria prescindir de cap manera, no essent que volgués esdevenir una altra cosa, que no puc imaginar-me com seria, són:
- L'escriptura per si mateixa, sense cap segona intenció.
- El treball o exercici físic creatiu -res d'esport, sota cap forma- i
- Els somnis: saber que els tinc -com un que sap que pot cardar perquè trempa- i alhora o també somniar..., gaudir-ne.
Tenint aquestes tres coses, es podrien cremar els llibres, podrien desaparèixer la TV, el petroli, el telèfon, la música, l'amor... O ser atacat per malalties, temperis, veïns i veïnes, vicissituds, dictadures...
Tenint aquests tres elements, puc amb tot. Amb Déu i el tedi, fins i tot.»
 El Canvi. Des de l'Eixample, Miquel Bauçà. Edicions Empuries, 1998

Miquel Bauçà, obra

· Una bella història (1962) · El noble joc (1972) · Poemes (1973) ·

· Notes i comentaris (1975) · Cants jubilosos (1978) · Les Mirsines ·

(colònia de vacances) (1983) · Carrer Marsala (1985) · L'estuari (1990) ·

· El vellard. L'escarcellera (1992) · El crepuscle encén estels (1992) ·

· El Canvi. Des de l'Eixample (1998) · Els estats de connivència (2001) ·

· Els somnis (2003) · Rudiments de saviesa (2005) ·

· Certituds immediates (2007) ·

«Els llibres de Bauçà, com ja he dit, no es venien gaire, i de tant en tant, per fer espai, s'havien de fer destruir. Això mentre era viu. Quan va morir es van començar a vendre tant (durant unes setmanes, no ens passem) que els mateixos editors que havien fet destruir milers d'exemplars seus van haver de reposar El canvi i reeditar Carrer Marsala. Avui, 2008, Carrer Marsala encara segueix ocupant un lloc destacat en les botigues de llibres, per morbositat. És un llibre del 1985, introbable durant molt temps, reeditat vint anys després gràcies a la terrible mort del seu autor i a la necrofilia lleugera del comprallibres català. Ara que Bauçà és mort, els seus llibres són reeditats; mentre era viu, eren destruïts.»
 La mort de Miquel Bauçà (pp. 112-113), Abel Cutillas. Editorial Fonoll, 2009

Miquel Bauçà, mortografía

Ésta no es la rulot de Miquel Bauçà
«L'enterrament, quina gran figura literària. El tema de l'enterrament té molta molla en la biografia de Bauçà. D'ell es pot dir que és un dels pocs que en relació amb aquest important tema va començar a avançar feina. Miquel Bauçà, més o menys conscient dels hàbits necròfils del lloc, no va esperar a ser escriptor-enterrat en mort, devia voler-ho ser en vida, vés a saber. Potser per això mateix o potser pel simple gust d'invertir les coses o potser per impaciència ja de jove i sense esperar res ni ningú va començar a autoenterrar-se.
   És la famosa anècdota de la rulot. Si sabeu alguna cosa de Miquel Bauçà segur que la coneixeu. Bauçà vivia en una rulot als afores de Felanitx, en un camp d'oliveres, i cada dia cavava unes hores just dessota del seu habitatge mòbil. Treia terra del davall de les rodes de la rulot i així aquesta lentament anava quedant colgada, amb ell a dins. Hi ha fotografies de la performance on es veu l'ocultació progressiva del vehicle en el sòl mallorquí. Quan Bauçà va morir, la premsa va reproduir força aquestes imatges. (...) Teníem davant dels ulls un exercici màgic: enterramorts i sepultat, fosos en una sola persona.
   Bauçà va modificar la línia de desplaçament habitual de la rulot, de l'horitzontalitat passà a la verticalitat. En comptes d'avançar o retrocedir per les carreteres de Mallorca, ell conduïa la seva rulot cap al centre de la terra.»
 La mort de Miquel Bauçà (pp. 19 y 20), Abel Cutillas. Editorial Fonoll, 2009

sábado, 18 de junio de 2011

Cuatro cuentos de amor invertebrado

El final del amor, Marcos Giralt Torrente, 2011«Es curioso que la vida nos ofrezca un número indeterminado de alternativas a cada momento, que constantemente tomemos decisiones que nos modifican, cogiendo unos trenes y desechando otros, y que sin embargo la mayor parte de los adultos, cuando echamos la vista atrás, nos recordemos de niños sustancialmente iguales a como somos hoy.

    Yo debía haberme dado cuenta, tenía todos los datos para saber, y sin embargo no he sabido hasta hace muy poco.»

El final del amor (Joanna)
Marcos Giralt Torrente
Editorial Páginas de Espuma, 2011

jueves, 16 de junio de 2011

Sobre el resto, nada se sabe

Atravesando de nuevo el Cuerno de Oro, Miguel Ángel tiene la visión de su puente flotando bajo el sol de la mañana, tan cierto como que unas pocas lágrimas brotan de sus ojos. Será una edificación colosal sin ser imponente, delicada y poderosa. Como si la velada le hubiese abierto los párpados y transmitido su certeza, por fin el dibujo se le aparece.
ilustración páginas 168-168
Cuatro arcos cortos flanquean un arco central de tan suave curvatura que apenas si llega a apreciarse. Descansan sobre unos gruesos pilares cuyos tajamares en triángulo dividen las aguas como bastiones. Apoyada sobre una invisible fortaleza que apenas supera las olas, una majestuosa pasarela une de forma suave las dos orillas, acepta sus diferencias. Dos manos majestuosamente posadas sobre la onda, dos dedos gráciles que se tocan.
 Habladles de batallas, de reyes y elefantes. Mathias Enard
 Trad. Robert Juan-Cantavella. Mondadori, 2011. (pp. 120 y 122)

domingo, 12 de junio de 2011

El refugio de la memoria de Judt

Tony Judt
Ser danés o italiano, norteamericano o europeo, no será solo una identidad; supondrá un rechazo y una reprobación de aquellos a los que esta excluya. El Estado, lejos de desaparecer, podría estar a punto de lograr su plena realización: los privilegios de la ciudadanía, las protecciones de los derechos de los poseedores de tarjetas de residencia, serán esgrimidos como triunfos políticos. Habrá intolerantes demagogos en democracias establecidas que pedirán tests -de conocimientos, de lengua, de actitud- para determinar si los desesperados recién llegados merecen ostentar la «identidad» de británicos o de holandeses o de franceses. Ya lo están haciendo. En este «espléndido siglo nuevo» echaremos de menos a los tolerantes, a los de los márgenes: a la gente fronteriza. Mi gente.
 El refugio de la memoria (p. 220). Tony Judt (1948-2010)
 Traducción de Juan Ramón Azaola. Editorial Taurus, 2011.

· Noche. Tony Judt, (Padezco un trastorno neuromotor...) El País, 17/1/2010
· Fragmento de Algo va mal. Tony Judt, El País, 26/9/2010
· Memoria de Tony Judt. Antonio Muñoz Molina, Babelia (El País), 11/12/2010
· Empobrecimiento. Enrique Vila-Matas, El País, 24/5/2011
· El epílogo de Tony Judt , Julio Crespo Maclennan, ABC Cultural, 7/5/2011
· Still Life: A short film about Tony Judt, Having Motor Neuron Disease (ELA)
· Move for ALS. A cure must be found, Tony Judt Foundation
· Move for ALS Trailer, Scharfman Productions (Vimeo)

martes, 7 de junio de 2011

Los (intensos) enamoramientos de Marías

Foto de Elliot Erwitt
«No desaparece del todo el nombre de Miguel Desvern, aunque yo jamás lo conociera y sólo lo viera a distancia, todas las mañanas con complacencia, mientras desayunaba con su mujer. Como tampoco se van del todo los nombres ficticios del Coronel Chabert y de Madame Ferraud, del Conde de la Fère y de Milady De Winter o en su juventud Anne de Breuil, a la que se ató las manos a la espalda y se colgó de un árbol, para que misteriosamente no muriera y volviera, bella como los amores o los enamoramientos. Sí, se equivocan los muertos al regresar, y aun así casi todos lo hacen, no cejan, y pugnan por convertirse en el lastre de los vivos hasta que éstos se los sacuden para avanzar. Nunca eliminamos todos los vestigios, no obstante, nunca logramos que la materia pasada enmudezca de veras y para siempre, y a veces oímos una casi imperceptible respiración, como la de un soldado agonizante que hubiera sido arrojado desnudo a una fosa con sus compañeros muertos, o quizá como los gemidos imaginarios de éstos, como los suspiros ahogados que algunas noches aquél aún creía escuchar, acaso por su demorado roce y por su condición tan próxima, porque estuvo a punto de ser uno de ellos o tal vez lo fue, y entonces sus posteriores andanzas, su deambular por París, su reenamoramiento y sus penalidades y sus ansias de restitución, fueron sólo las de un fragmento de lápida en la sala de un museo, las de unas ruinas de tímpanos con inscripciones ya ilegibles, quebradas, las de una sombra de huella, un eco de eco, una mínima curva, una ceniza, las de una materia pasada y muda que se negó a pasar y a enmudecer. Algo así pude ser yo de Deverne, pero ni siquiera eso he sabido ser. O quizá es que no he querido que ni su lamento más tenue se filtrara al mundo, a través de mí.»
 Los enamoramientos (p. 362-363). Javier Marías. Alfaguara 2011.

 · Los pliegues de un crimen. JM Pozuelo Yvancos, ABC cultural, 9/4/2011
 · Un homicidio piadoso. JA Masoliver Ródenas, Culturas (La Vanguardia), 6/4/2001
 · La ausencia y el azar. Guillermo Altares, Babelia (El País), 2/4/2011
 · Los enamoramientos, Àngel Basanta, El Cultural (El Mundo), 8/4/2011
 · Los enamoramientos, de J. Marías , A. Olmos, blog Lector mal-herido, 15/4/2011
 · Javier Marías en Página 2, Ó. López, La 2 de TVE, 27/4/2011