martes, 29 de marzo de 2011

Un Roth (Ph.) que no he entendido

Philip Roth
«Aquel mismo día, un poco más tarde, se produjo un extraño incidente, algo que, según decían, nunca había ocurrido hasta entonces en el campamento de Indian Hill. Apareció un enorme enjambre de mariposas, y durante cerca de una hora, en plena tarde, revolotearon erráticamente por los campos de juego, se posaron en las redes de las pistas de tenis y en los racimos de algodoncillo que crecía con profusión en los lindes del campamento. ¿Habían llegado de noche, impulsadas por los fuertes vientos de la tormenta? ¿Se habían extraviado durante su migración hacia el sur? Pero ¿por qué migraban cuando el verano acababa de empezar? Nadie, ni siquiera el monitor experto en naturaleza, conocía la respuesta. Habían aparecido en masa y después de examinar uno por uno los arbustos, las briznas de hierba, los árboles, los tallos de enredadera, las frondas de helecho, los hierbajos y los pétalos de las flores del campamento de la montaña, cambiaron de rumbo y prosiguieron su vuelo hacia dondequiera que se dirigiesen.»

Némesis (p. 136). Philip Roth. Traducción Jordi Fibla. Mondadori, 2011
 · El mejor Philip Roth está de vuelta, Eduardo Lago, El País, 2/11/2010
 · Philip Roth, en el precipicio moral,  J.M. Coetzee,  ABCD,  5/03/2011

12 comentarios:

Elena dijo...

Primero vino el Sr. Lago a ponernos los dientes largos. Después apareció el Sr. Coetzee (*) y, en un excelso artículo (**), hace una glosa-análisis-crítica de Némesis (con spoiler incluido!) que nos dejó babeando de ganas por leerlo. Y, alrededor, otros popes también opinaron positivamente: Babelia-Guelbenzu, El Cultural-Narbona, etc. Y tanto talento (junto) no puede estar equivocado. Debo ser yo que no he entendido nada (***) pues este Roth no me ha gustado nada.

(*) Inicialmente en The New York Review of Books.
(**) Para mí, mejor que el libro.
(***) Cosa que este año me está pasando con preocupante frecuencia.

Andrés dijo...

Máxima: tiene siempre razón el lector, desde luego más que el crítico, incluso más que el autor. Abrazos, Andrés.

Elena dijo...

Quizás el lector pueda tener cierta razón subjetiva, válida solo para sí mismo, (mi muy querido) Andrés. Pero la razón objetiva (si es que eso existe) yo en este caso la situaría en la suma de la opinión de los expertos (críticos?) y la de la mayoría (mercado?). Es decir:

Razón Subjetiva = la de cada uno.
Razón Objetiva = expertos + mayoría.

Esta suma, que a veces más bien resta, me parece importante para compensar a) los ocultos conflictos de intereses que (digamos que) atormentan a algunos críticos, y b) la (generalizada) estulticia del mercado.

Además, y muy importante, creo que cada libro tiene su momento (lector). Y puede ser que algo que no te ha gustado un año, te ha encantado el siguiente, ¿verdad?

Andrés dijo...

Lo cual (estando en todo de acuerdo) me lleva a corroborar lo dicho antes: el lector tiene siempre razón sobre SU experiencia personal con SU momento elegido para abordar el libro; todo lo demás (crítica y mercado), que resullta útil para llegar (o evitar) a esa lectura en particular, creo que queda por completo eclipsado (y por tanto sin utilidad alguna) en el momento en que comienza su lectura. ¡Un abrazo! A.-

Elena dijo...

Siento discrepar, Andrés, pero es que NO quiero tener razón. O, mejor dicho, no quiero que nadie se fíe de mi subjetividad lectora (*), tan efímera y voluble.

(*) Para lo cual, me dirás, pues no opines. Y yo responderé, ya lo intento (y a veces lo consigo), pero en otras ocasiones me pueden las ganas de gritar.

Andrés dijo...

Jajaja, pero, ¡la razón no es una cosa que se quiera o no tener! Se tiene, o no se tiene, a secas. Y (eso es lo que yo quería decir) en este caso, aún sin tener todos los datos (no he leído ese libro de PhR, aunque sí el anterior -así que entiendo en la comparación-), pues me temo que la tienes. (Y no dejes de opinar, please: qué haríamos los demás sin ello).

Elena dijo...

Bueno, pues a lo que íbamos. Irrazonablemente creo que el blandengue Némesis no es para aquellos a quienes el sobrio Indignación (2009) nos pareció un libro perfecto.

Andrés dijo...

¿Indignación? Pues entonces no era al anterior al que me refería, pues yo hablaba de "La humillación". (y gracias por tu comentario sobre el Katsura en mi blog ;)

Elena dijo...

Andrés, no me ha quedado claro si el que te gustó fue La humillación o fue Indignación. Para mí (o para mi paladar), de lo último publicado aquí por el Sr. Roth, Ph., las mejores añadas han sido 2003-Patrimonio, 2006-Elegía, 2008-Sale el expectro y 2009-Indignación.

Por cierto, no encuentro mi ejemplar de Sale el expectro :(

Andrés dijo...

Hola: sólo tengo el gusto de haber leído "La humillación", y, aunque me pareció profundamente trastornante, me encantó. De esto deducirás también que no soy yo quien tiene tu ejemplar de "Sale el expectro" ;) buen finde, A.-

Elena dijo...

Otro que leyó Némesis y en SANTUARIO (*) explica todo lo que Coetzee se dejó en el tintero. Amantes de los finales sorpresa (que no es mi caso) abstenerse de leer a los señores J. Coetzee y J. Albacete antes de abordar NÉMESIS.

[El finde se desdobló en dos, Andrés: uno en YCL y otro en BCN. Ambos muy buenos.]

(*) http://santuario.turegano.net/nemesis/

Elena dijo...

Más madera: Constatación brutal del pasado. “Indignación”, de Philip Roth, en la moviola, José Luis Amores, 31.03.11 (http://www.revistadeletras.net/constatacion-brutal-del-pasado-indignacion-de-philip-roth-en-la-moviola/)