viernes, 5 de junio de 2020

Reina, de Elizabeth Duval

Elizabeth Duval (Alcalá de Henares, 2000)
REINA
Caballo de Troya - 176 págs. - inicio
- Ser trans no significa tanto en mi vida
- Parece que a Nadal le ha gustado
[a mí, no]
«No me agrada esta memoria. Ni ser un muerto viviente. Ni las consecuencias de la start-up-nation. Qu'est-ce que j'en ai à foutre? En consecuencia, leo. En medio año, en el RER, he leído a: Laclos, Vivant Denon, Platón en un bus nocturno a las cuatro de la mañana rodeada de adolescentes, Sally Rooney, Elif Batuman, Gil de Biedma, Soupault, Camus, Vila-Matas, Didier Eribon, Chirbes, Queneau, Marta Sanz, Sara Mesa, Houllebecq, Breton.
      Todos en papel, la enorme mayoría en libro de bolsillo. Leer un libro en ebook es casi una forma de desprecio. Tomar un libro en un dispositivo propio: apropiación integral del texto, negación de la presencia física del autor. Leer en ebook es quitarle al autor lo tangible de las manos. En la letra digital no hay sitio para el autor. Hagamos una simplificación de lo kantiano: el tiempo es la condición formal indispensable de la experiencia de todo fenómeno; el espacio, tan solo de los fenómenos externos. El ebook niega al libro su existencia independiente, su condición de fenómeno externo, la individualidad de cada libro (pues los reduce todos a datos contenidos en un aparato). In n'y a pas de hors-texte: he aquí el texto sin textura, texto sin experiencia, texto numérique. Es muy cruel, esto que hace el ebook.
      Kant se quedaría anonadado con el metro de París. Reinvención total: il faut être absolument postmoderne.» (págs. 91-92)

1 comentario:

Elena dijo...

Pero estoy de acuerdo en "el ebook niega al libro su existencia independiente, su condición de fenómeno externo, la individualidad de cada libro".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...