martes, 7 de abril de 2020

Entre ellos, de Richard Ford

Richard Ford (Jackson, Mississipi, 1944)
ENTRE ELLOS
RECUERDOS DE MIS PADRES
[Them. Remembering My Parents, 2017]
Trad. Jesús Zulaika Goicoechea
Anagrama, 2018 - 168 págs. - inicio
[supongo que me ha gustado más de lo que creo]
«No puedo recordar a mi padre enseñándome muchas cosas de forma explícita a lo largo de los años, salvo a montar en bicicleta y el funcionamiento de la palanca de cambios en el volante de su Ford de dos puertas y tres velocidades. No me enseñó a leer y, jamás que yo recuerde, me leyó nada. No me enseñó a hacer nudos o a cazar o a disparar una escopeta o a hacer una hoguera o a cambiar una bujía o una rueda. Quizá trató de enseñarme a cebar un anzuelo, pero seguramente no lo hizo bien, porque nunca llegué a pescar nada siguiendo sus instrucciones. No me llevaba al cine ni a la piscina. No me hablaba de sexo ni de chicas, ni de religión, ni de sus preocupaciones, ni de asuntos de actualidad ni de política, aparte del hecho de que tanto él como mi madre habían sido partidarios de Roosevelt, aunque nunca me llegó a explicar por qué. No sé lo que pensaba sobre la cuestión racial ni sobre lo que debería ser yo de mayor (cuando, por supuesto, él ya no estaría entre nosotros). No recuerdo haber tenido nunca una discusión con él digna de ese nombre; no recuerdo que me preguntara alguna vez qué era lo que me pasaba por la cabeza. Cuando íbamos andando por la calle uno al lado del otro -a correos para mandar sus informes de gastos los domingos por la mañana, o en el coche en sus rutas de ventas-, no alcanzo a imaginar lo que decíamos. El colegio, para mí, no era en absoluto fácil, pero él nunca, que yo recuerde, me preguntó sobre mis notas o sobre qué asignaturas me gustaban. Eran cosas de las que se ocupaba mi madre, debía de pensar. En todas aquellas idas y venidas que hicimos juntos, nos dijimos cosas, cómo no; hubo observaciones sobre la vida a nuestro alrededor, se expresaron sentimientos, se compartieron diversiones y puntos de vista. No podía ser de otra manera. Pero hoy todo eso se ha desvanecido en el tiempo y en los acontecimientos que se sucedieron después. Desearía poder recordarlo, siquiera porque al no poder hacerlo ofrezco una imagen de nuestra vida que es falsa, ya que da la impresión de que estando juntos nos sentíamos solos y lejanos el uno del otro de un modo que, honestamente, creo que no se corresponde

Parker, Edna y Richard Ford
Biloxi, Mississipi, 1957
con la realidad. Cuando pienso en mi padre a través de la bruma de todos estos detalles pobremente recordados, mi valoración de él más genuina y afectuosa es que no era un padre moderno. En efecto, incluso entoces, cuando lo conocí mejor, parecía venir de otro lugar y otro tiempo muy lejano.» (págs. 63-64)

Además de una inicial Nota del autor, este libro contiene:
  • Su muerte. El recuerdo de mi padre,
  • una nueva traducción de MI MADRE, in memoriam (1988)
  • y un interesante epílogo en el que RF aclara: «He intentado, en la medida de lo posible, escribir sobre aquello que sabía y no sabía de un modo objetivo. A fin de cuentas, mis padres no estaban hechos de palabras. No eran instrumentos literarios susceptibles de utilizarse para conjurar algo más grande».


Giulini conducting Brahms Sinfonía No. 1 (LA Phil)
(soundtrack of this post, in her loving memory)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...