domingo, 19 de julio de 2015

(exquisitos) Momentos estelares en Yecla





Stefan Zweig (1881-1942)
MOMENTOS ESTELARES
DE LA HUMANIDAD

(Catorce miniaturas históricas)
[Sternstunden der Menschheit, 1927]
Trad. Berta Vias Mahou
Acantilado, 2015
312 páginas
«Sólo el siglo XIX transforma de un modo fundamental la medida y el ritmo de la velocidad terrestre. En su primera y segunda década, los pueblos, los países se aproximan unos a otros con mayor rapidez que en los siglos precedentes. Con el ferrocarril, con el barco de vapor, los viajes que antes duraban días se hacen ahora en uno solo; los que hasta ahora requerían interminables horas, en un cuarto de hora o minutos. [...] Con repercusiones por completo insospechadas se presentan los primeros adelantos de la electricidad, que violan todas las leyes vigentes hasta entonces y rompen todas las medidas en vigor. Jamás podremos comprender el asombro de aquella generación frente a los primeros resultados del telégrafo eléctrico, el enorme estupor y el entusiasmo que despertó el que esa pequeña chispa, apenas perceptible, que aún ayer sólo era capaz de dar una sacudida a una pulgada de distancia de la botella de Leyden, alcanzara de golpe la fuerza demoníaca para saltar kilómetros y kilómetros por encima de países, montañas y continentes enteros. Que la idea apenas barruntada hasta sus últimas consecuencias de que la palabra recien escrita pudiera recibirse, ser leída y entendida en el mismo momento a miles y miles de millas; que la corriente invisible que vibra entre los dos polos de una minúscula columna voltaica pudiera extenderse por toda la tierra, de un extremo al otro; que ese aparato de juguete de los laboratorios, que ayer era capaz de atraer un par de trocitos de papel por frotamiento de un cristal, pudiera potenciar en miles y miles de millones la fuerza muscular y la velocidad humana, trayendo noticias, moviendo trenes, iluminando calles y casas, y como Ariel flotar invisible en el aire. Sólo por medio de este descubrimiento la relación espacio-tiempo experimentó el cambio más decisivo desde la creación del mundo.» (págs. 189-191)

4 comentarios:

Elena dijo...

Leer.
Caminar.
Conversar.
Disfrutar de la comida.
Escuchar música clásica.
Cuidar las plantas.
Ir en bici.
Internet.
Leer.

Mariblán dijo...


¡No había visto esta entrada!

Este libro es delicioso. A mí me lo regaló Ramón hace unos años y me pareció de una inteligencia y sensibilidad pasmosas. Además de una clase magistral de historia.

Y qué placeres más sanos y sabios tienes, MariEle.

Elena dijo...

Sí, es un libro genial. Entre los momentos descritos más vibrantes (para mí) destacaría los últimos días de Cicerón, la lucha de Scott por Polo Sur y esta primera palabra a través del oceano (o lo que supuso para el progreso el control de la electricidad).

Todos los momentos dijo...

1. Cicerón. 15 de marzo de 44 antes de Cristo.
2. La conquista de Bizancio. 29 de mayo de 1453.
3. Huida hacia la inmortalidad: El descubrimiento del océano Pacífico. 25 de septiembre de 1513.
4. La resurrección de Georg Friedrich Händel. 21 de agosto de 1741.
5. El genio de una noche: La Marsellesa. 25 de abril de 1792
6. El minuto universal de Waterloo: Napoleón. 18 de junio de 1815.
7. La elegía de Marienbad: Goethe entre Karlsbad y Weimar. 5 de septiembre de 1823.
8. El descubrimiento de El Dorado. Enero de 1848
9. Momento heroico: Dostoievski, San Petersburgo, plaza Semenovsk. 22 de diciembre de 1849.
10. La primera palabra a través del océano: Cyrus W. Field. 28 de julio de 1858.
11. La huida hacia Dios. Finales de octubre de 1910.
12. La lucha por el polo sur: El capitán Scott, 90 grados de latitud. 19 de enero de 1912.
13. El tren sellado: Lenin. 9 de abril de 1917.
14. Wilson fracasa. 15 de abril de 1919.