miércoles, 6 de diciembre de 2017

Japón perdido, de Alex Kerr

Alex Kerr
JAPÓN PERDIDO
El último destello de un Japón precioso
[Lost Japan, 1993]
Trad. Núria Molines Galarza
Alpha Decay, 2017 - 304 págs. - inicio
[muy interesante (Japan forever)]
«En el mundo actual, el sentido del color de las personas se ha desvanecido considerablemente. Lo evidencian, por ejemplo, los apagados trajes de los políticos modernos. Esa falta de color se ha hecho especialmente patente en Japón, donde toda la iluminación es fluorescente, y la mayoría de elementos de la casa están hechos de aluminio y materiales sintéticos. Sin embargo, Tenmagu sigue viva con materiales ricos y profundos, Lo cierto es que contrastan mucho con el color gris ceniza de la vida en Tokio. En primer lugar está el dorado, un color que, como señalaba Tanizaki en El elogio de la sombra, no suele irle bien a una estancia muy iluminada; quizá por eso apenas se ve este color en la vida japonesa moderna. Sin embargo, en Tenmagu está el pan de oro de los biombos, el oro de los budas, el chapado en oro; muchos tonos diferentes de dorado. Después, también hay matices: oro verdoso, oro rojizo y oro aleado, que se deslustra con el tiempo. Además del dorado, hay pigmentos como el verde intenso de los mandalas tibetanos. Luego está el rojo oscuro de los objetos lacados, el azul celeste del celadón chino y los sombrios y turbios naranjas, y los verdes té de los brocados japoneses.
    Como calígrafo, vivir en Tenmagu no podría ser más propicio, siento como si me llegara la inspiración directamente de la deidad del santuario. Aunque no me ha convertido al sintoismo, tengo una creencia secreta en el dios de Tenmagu, venerado desde la antigüedad como el dios de la erudición y la caligrafía [...] Me limito a seguir el patrón religioso típico de Japón: al no querer adscribirse a una sola religión, me adhiero a todas, la budista, la sintoísta y la hinduista. Los dioses y los budas flotan sin cesar en el aire de Tenmagu y su cálido aliento llena la casa.» (pág. 158-160)


New life for old towns (Alex Kerr, TEDxKioto 2013)

2 comentarios:

Pilar gonzalez dijo...

Los matices en Asia son cada vez mas diversos. Si bien no he escrito un libro, en uno de mis viajes a Tailandia , pude observar que Sukhumvit es la calle más larga de la capital y probablemente también la más famosa. Hace años atrás era una calle poco transcurrida y tranquila. Las aceras de Sukhumvit en la actualidad se ha convertido en un grandioso mercadillo, plagado de callejones estrechos donde se vende y compra de todo. Durante la noche los tendero montan bares improvisados al aire libre en los cuales se puede probar platos tailandeses que compiten puerta con puerta con algunos de los mejore restaurantes de Bangkok y destacados pubs con cocina occidental. Como todo una urbe occidental.

Elena dijo...

Gracias, Pilar. No vi tu mensaje hasta hoy y, casualmente, voy a ir pronto a Tailandia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...