miércoles, 26 de agosto de 2020

Cambiar de idea, de Aixa de la Cruz

Aixa de la Cruz (Bilbao, 1988)
CAMBIAR DE IDEA
Caballo de Troya, 2020 - 160 págs. - inicio
- Tatuajes y cicatrices, Anna Caballé
- Con la ayuda de Luna
- Lo escribió enfadada, y le quedó muy bien
[de sabios es cambiar de opinión]
«María José me pone al día sobre el ciclo de conferencias en el que participo [...] María José me presenta. Recita mi currículum, añade un par de frases elogiosas de su autoría y, en un gesto teatral, enciende los altavoces para que atruenen los primeros acordes en 3 por 4 de "Famous Blue Raincoat". Hay un hombre ciego en primera fila que escucha con los ojos cerrados. El resto del público tararea. Voy a hablarles de aquello que existe en el mundo y puede dar pie a una ficción: de la autobiografía, de la prensa, de la historia, de los textos de los demás. Insisto en que las barreras entre la crónica, las memorias, la autoficción y la ficción son inexistentes porque escribir es recordar y recordar es siempre un acto imaginativo. Escribimos para dejar constancia de quiénes éramos hace un instante cuando nos sentamos ante el procesador de textos, y como no tenemos pistas, fabulamos. A veces somos parásitos de ficciones ajenas, nos apropiamos del pasado para que nos incluya. No estaba en el guión, pero me pongo académica y les hablo de la corriente poscolonial que apostó por versionar a los clásicos, de Aixa de la Cruz Jean Rhys y de Coetzee, de los autores de las naciones recien emancipadas del imperio que descubrieron, como las primeras feministas, que se les había impuesto un canon en el que jamás hallaban su voz, ni secuoyas ni guanábanas; que las virtudes de Shakespeare se ensalzaban como un ejemplo más de la superioridad del hombre blanco. ¿Y qué se puede hacer con el legado de nuestros padres cuando es un legado que humilla pero es el único que nos queda? Se reescribe. Se profanan sus tumbas.» (págs. 91-92)
[Por cierto, "no estás loca, eres cíclica", Erika Irusta]


        Famous Blue Raincoat (1971), Leonard Cohen, Live in Dublin, diciembre 2014

It's four in the morning, the end of December
I'm writing you now just to see if you're better
New York is cold, but I like where I'm living
There's music on Clinton Street all through the evening
I hear that you're building your little house deep in the desert
You're living for nothing now, I hope you're keeping some kind of record
Yes, and Jane came by with a lock of your hair
She said that you gave it to her
That night that you planned to go clear
Did you ever go clear?
Ah, the last time we saw you you looked so much older
Your famous blue raincoat was torn at the shoulder
You'd been to the station to meet every train, and
You came home without Lili Marlene
And you treated my woman to a flake of your life
And when she came back she was nobody's wife
Well I see you there with the rose in your teeth
One more thin gypsy thief
Well, I see Jane's awake
She sends her regards
And what can I tell you my brother, my killer
What can I possibly say?
I guess that I miss you, I guess I forgive you
I'm glad you stood in my way
If you ever come by here, for Jane or for me
Well, your enemy is sleeping, and his woman is free
Yes, and thanks, for the trouble you took from her eyes
I thought it was there for good so I never tried
And Jane came by with a lock of your hair
She said that you gave it to her
That night that you planned to go clear
Sincerely, L Cohen

1 comentario:

Elena dijo...

Siempre es buen momento para volver a Leonard (y su tristeza).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...